MEDIO AMBIENTE

La espuma se generó por un aumento del caudal y no se descarta algún vertido urbano

El informe del Seprona, en colaboración con la CHT, dice que las lluvias de los días 12 y 13 fueron claves en este suceso

La espuma aparecida el sábado en Toledo venía, como mínimo, de Aranjuez. Así lo ha venido defendiendo la Junta de Castilla-La Mancha, que este martes facilitó a ABC unas imágenes, tomadas el domingo, que lo acreditan
La espuma aparecida el sábado en Toledo venía, como mínimo, de Aranjuez. Así lo ha venido defendiendo la Junta de Castilla-La Mancha, que este martes facilitó a ABC unas imágenes, tomadas el domingo, que lo acreditan
JUAN ANTONIO PÉREZ Toledo - Actualizado: Guardado en:

El informe del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil concluye que la espuma aparecida el sábado en el río Tajo a su paso por Toledo «se ha debido al aumento brusco del caudal del mismo, por las últimas y abundantes lluvias de los días 12 y 13, que han ocasionado un arrastre de materias depositadas en la propia cuencia fluvial, que junto a la no turbinación de la subestación eléctrica de Safont y el paso del agua por los saltos habituales del río han provocado una fuerza no habitual de la corriente y el batimiento de las aguas, que con la ayuda de la bajada de la temperatura de esta, ha proliferado la formación de las citadas espumas».

El dictamen, al que ABC ha tenido acceso en su integridad, se firmó este martes y en él no se descarta que a todas las causas descritas se sume «la aportación de algún vertido urbano, hecho que actualmente se está investigando tanto por parte del Seprona como por los servicios de Vertidos de la Confederación Hidrográfica del Tajo».

Eso sí, ese supuesto vertido urbano no se produjo en las inmediaciones de la ciudad de Toledo, ya que el sábado guardias fluviales de la CHT y personal del Seprona realizaron «una inspección tanto en la zona indicada (en el puente de Alcántara) como aguas arriba por si pudiera deberse a algún vertido directo al río Tajo dando como resultado negativo».

El nivel del caudal

Desde que apareció la espuma, la Junta de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Toledo han mantenido qe el mínimo caudal del Tajo a su paso por Toledo fue una de las causas que provocaron este suceso. En concreto, el Gobierno regional aseguraba que el sábado el caudal era de 8,5 metros cúbicos por segundo en la ciudad imperial. Una información desmentida por la Confederación, que cifraba el caudal en 30 metros cúbicos por segundo.

Pues bien, según el informe del Seprona, ni un dato ni el otro: «Se visita la subestación eléctrica de Higares (muy cercana a Toledo), donde obtienen las mediciones de caudal del río, siendo en este día (el lunes 17 de octubre) y lugar de 25 metros cúbicos por segundo, habiendo llegado el día 13 a 44 metros cúbicos por segundo por la acción de las lluvias y constatando que en los días anteriores a las precipitaciones el caudal era de 20 metros cúbicos por segundo».

Por otro lado, también ayer se conoció el informe elaborado por la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, que concluye que las espumas se formaron en el río Jarama antes de confluir con el Tajo. Además, alerta de un aumento notable en los niveles de amonio y fosfatos, contaminación que se ha de buscar en «alguna actividad humana».

Para realizar este dictamen, al que ha tenido acceso EP, la Agencia del Agua ha utilizado datos de tres estaciones medidoras de la Confederación: dos de ellas están en Aranjuez, en los cauces del Jarama y del Tajo antes de confluir, y la tercera se encuentra en el Tajo a su paso por la zona de Safont, en Toledo.

Mientras, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, siguió manteniendo ayer que la espuma «aparece en Toledo, la gran cantidad aparece en Toledo y todo apunta a que es algo que ocurre en la provincia de Toledo y en Toledo», informó Efe.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios