España

La Diócesis de Toledo pone en marcha un portal de donativos «online»

Saldó el ejercicio 2015 con un déficit «coyuntural» de 307.639 euros por las obras de una casa rectoral

El ecónomo y el arzobispo, durante la rueda de prensa
El ecónomo y el arzobispo, durante la rueda de prensa - Ana Pérez Herrera
ELISABETH BUSTOS Toledo - Actualizado: Guardado en:

Hace años, tal vez hubiese sido imposible imaginar que las cuentas de la Administración Diocesana podrían ser consultadas por cualquier ciudadano. Hoy no solo son accesibles y adecuadas a los parámetros de cualquier otra institución o empresa de España, sino que, además, son transparentes. Un concepto de claridad que la Diócesis de Toledo implementó en 2011 y cuyos cambios normativos se han ido actualizando conforme a la Ley de Transparencia del Gobierno de noviembre de 2013.

Este afán por mostrar a la sociedad dónde va destinado «hasta el último euro»que se recauda puede verse en la web www.architoledo.org, según señaló el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, y el ecónomo diocesano, Anastasio Gómez, durante la presentación del Día de la Iglesia Diocesana que se celebra este domingo. Esos números arrojaron unos ingresos de 12.387.055,20 euros frente a unos gastos de 12.694.694,70 euros durante el ejercicio de 2015, lo que pone de manifiesto un déficit del 2,48%. Es decir, la Diócesis gastó 307.639,46 euros más de lo que ingresó el pasado año.

«Si comparamos este déficit del 2,48% con el del año anterior, que fue del 0,48%, esto no es un problema, sino que se trata de algo coyuntural», justificó Gómez, quien explicó que esto se debió a las obras que hubo que acometer en la Casa Rectoral de Villarrubia de Santiago por problemas de derrumbe. Aún así, añadió que la dinámica financiera de la Diócesis puede considerarse «solvente», ya que el préstamo que el Arzobispado solicitó en 2008 y 2009 se está pagando «con mucho esfuerzo, normalidad y puntualidad».

En el capítulo de los ingresos, Gómez destacó la «importancia del turismo» y se felicitó por la «Mención de Honor a la Excelencia Turística» que han concedido los guías a la catedral de Toledo por su «eficacia y maestría» en la labor de gestión de visitas del monumento, y por su apuesta por la profesionalidad de los guías turísticos habilitados. Esta distinción se suma a la que ya tiene la Sagrada Familia de Barcelona y el Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba.

Avances informáticos

En este sentido, el ecónomo recordó que el Arzobispado de Toledo sigue inmerso en la revisión de las cuentas que realiza la auditoría Price waterhouse Cooper (PwC), coordinado con la Conferencia Episcopal Española (CEE). «El hecho de homologar los procesos con otras diócesis del país permite a las auditorías mejorar la forma de trabajar y actualizar las cuentas. La Iglesia ya es moderna, no necesita modernizarse; la Iglesia avanza con la sociedad en la que está y a la que sirve. Ya no valen las viejas palabras de oscurantismo que tachaban a la institución», recalcó Gómez.

En este contexto, el prelado añadió que el planteamiento de que el mantenimiento de la Iglesia depende del Estado es un concepto «muy antiguo», y defendió que «todos tenemos que tener las mismas posibilidades» y todo lo que se ingresa y se gasta debe hacerse «con la máxima transparencia», porque «no hay nada que ocultar».

Gómez también puso de manifiesto todos los «pasos» que el Arzobispado ha dado hacia delante en los últimos años. Así, destacó la transformación digital «sin precedentes» que diez diócesis (entre ellas la de Toledo) han alcanzado con la implementación de un sistema de control contable interno desarrollado para las instituciones de la Iglesia, que «se hará realidad» en el ejercicio del 2017. O la puesta en marcha de la coordinación de la contabilidad «online», para que las fundaciones canónicas puedan hacer un seguimiento «in situ» desde los servidores propios del Arzobispado de los procesos contables.

Aunque, sin duda, la guinda a esta gran revolución digital la pone la web —www.donoamiiglesia.es—, un portal de donativos que nace para canalizar las aportaciones de aquellas personas que valoran la labor que realiza la institución en la sociedad.

La página, que ya está disponible, ha sido una iniciativa de la Conferencia Episcopal (CEE) para facilitar las donaciones «periódicas o puntuales» de los particulares a cualquiera de las 70 diócesis y 23.000 parroquias que hay en España, además de la propia CEE. Ha sido diseñada por Indra y con el apoyo de Banco Popular, y está disponible en todas las plataformas y en seis idiomas (castellano, catalán, euskera, gallego, valenciano e inglés).

Para garantizar que las donaciones lleguen a su destinatario», el portal ha sido desarrollado con «un alto nivel de seguridad», además de ser «muy intuitivo» para que «cualquier persona con un mínimo de habilidad informática pueda realizar una aportación puntual, semanal, mensual o anual» a través de la domiciliación bancaria o el pago con tarjeta de crédito.

Este portal se concibe como una parte fundamental de la campaña «X Tantos», que une a toda la Iglesia española en la idea de pertenencia, especialmente en el Día de la Iglesia Diocesana.

¿Cómo hacer un donativo? Al acceder a www.donoamiiglesia.es, el donante simplemente señala en un formulario la diócesis o la parroquia a la que desea hacer el donativo, la cantidad del mismo y su periodicidad, y completa los datos sobre su identidad y la tarjeta bancaria o cuenta corriente desde la que se realizará el donativo. Al comenzar la campaña de la declaración de la renta, el donante recibirá en su domicilio el certificado exigido para presentar al hacer su declaración.

La Iglesia, un gran empleador

«La Iglesia es un gran empleador». Así lo manifestó el ecónomo a preguntas de los periodistas sobre cuánto dinero puede ahorrar al Estado la Diócesis de Toledo. «Lo que la Iglesia ahorra a las administraciones públicas no se puede contabilizar en una cifra, pero sí se puede decir que hay casi 6.000 alumnos en guarderías y colegios concertados y casi 600 plazas de residencias de ancianos, la mayoría de ellas privadas y algunas concertadas con fondos públicos», manifestó Gómez. Añadió que la Iglesia «no tiene la obligación» de desarrollar esos ámbitos, pero lo desarrolla porque «está dentro de su misión». La Diócesis, prosiguió, actúa en cuatro áreas: residencias de ancianos, colegios, Cáritas y servicios centrales que, junto con el sector del turismo, supone 1.045 nóminas de empleados y, al cierre de 2017, tendrá 499 sacerdotes.

En este punto, monseñor Rodríguez no quiso pasar por alto la importante labor de atención primaria que, siendo «obligación» del gobierno local, autonómico y central, desarrolla la Iglesia a través de Cáritas. «Esta tarea no es cuantificable, pero sí se puede describir porque se ve. No pretendemos sacar pecho porque nosotros estamos para colaborar, pero es destacable que el Centro Madre de la Esperanza, donde trabajan 114 personas atendiendo a niños, jóvenes y adultos con diferentes capacidades, debería tener un mayor respaldo por parte de las administraciones», solicitó.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios