ARTES&LETRAS CASTILLA-LA MANCHA

Un manchego desvela los enigmas de Valle-Inclán

Una biografía ejemplar sobre lo que hubo y no hubo de cierto en el escritor

Vida de Valle-Inclán. La espada y la pared. Por Manuel Abarca. Ed. Tusquets, Barcelona 2015.
Vida de Valle-Inclán. La espada y la pared. Por Manuel Abarca. Ed. Tusquets, Barcelona 2015.
POR ALFONSO GONZÁLEZ-CALERO - Actualizado: Guardado en:

Se ha presentado en la Biblioteca de Castilla-La Mancha (Toledo) el libro mencionado que obtuvo el año pasado el prestigioso premio Comillas de Biografías. Su autor es el catedrático de Literatura Español en la Universidad de Málaga, Manuel Alberca Serrano, nacido en Arenales de San Gregorio (Ciudad Real), en 1951.

Se acaba de cumplir ahora, hace un par de semanas, el 150 aniversario del nacimiento del prolífico autor gallego y era un buen momento para abordar con profundidad y rigor la vida de este personaje sobre el que teníamos hasta el momento más humo que verdad, más mitos que hechos ciertos respecto a su vida.

Alberca consigue, a mi entender, una biografía ejemplar sobre Valle; lo hace a base de esfuerzo investigador tras haber contrastado miles de documentos (entrevistas, referencias literarias, artículos periodísticos, documentos oficiales, memorias o epistolarios de otros autores, etc.) Y lo consigue también con la habilidad suficiente para, valorando y admirando al biografiado, no dejarse llevar por todo lo que éste contó sobre sí mismo; porque en ese relato hay mucho más de ocultación o tergiversación que de verdad verdadera.

Y lo hace asimismo escribiendo bien; con sobriedad, con inteligencia, dosificando los datos, sin abrumar ni hacerse pesado; con una buena prosa, y con las ideas claras sobre lo que era conveniente aclarar y lo que era inevitable desmontar o desmentir.

Una de los tópicos sobre Valle-Inclán fueron ciertas aproximaciones escritas en los años 70 y 80 del siglo pasado que quisieron hacer de él un escritor «izquierdista», «cuando en realidad -señala el autor- su ideología tradicionalista y su idiosincrasia lo situarían cercano a lo que hoy conocemos por extrema derecha».

La vinculación de Valle con el carlismo fue clara y notoria. Es cierto que el carlismo (o legitimismo, como también se lo llamó en otras épocas) es a su vez un fenómeno susceptible de varias lecturas, pero en el contexto de Valle-Inclán (finales del XIX y primeras décadas del XX) su ideología era claramente reaccionaria, es decir no progresista.

Al hilo de esto, otra gran virtud que observo en el libro es el buen conocimiento histórico que demuestra el autor: los contextos en los que explica la Galicia natal de Valle o posteriormente el Madrid al que viene a vivir (en 1895) están muy bien explicados, analizados con la solvencia de un buen historiador.

En la primera mitad de los años 40 (no hay que olvidar que Valle muere en 1936) aparecieron tres biografías sobre el autor gallego: de Francisco Madrid, Fernández-Almagro y Gómez de la Serna, ninguna de las cuales -a juicio del autor de ésta- corrigen los «errores y exageraciones» anteriores y al no hacerlo «les dan carta de verdad biográfica». Eso es lo que ha pretendido Serrano Alberca con esta interpretación ajustada y rigurosa, que supera y mejora una anterior, de él mismo, publicada en 2002.

Como el autor señala en su prólogo al libro, no basta con acumular dato tras dato sino que además hay que aportar una interpretación creíble de los mismos y ofrecer en conjunto un relato «ágil y legible» sobre el autor de que se trate. Esto es lo que él ha conseguido con este espléndido libro sobre Valle Inclán, al que en ningún momento resta méritos literarios (que los tuvo, y muchos) sino que se limita a desbrozar y desentrañar lo que hubo de cierto y de invención en su vida real.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios