ALBACETE

Siete detenidos por el asesinato de un camionero en Albacete en 2014

Los criminales, seis de ellos de nacionalidad española y uno italiano, son vecinos de diversas localidades de Valencia y Cuenca

ToledoActualizado:

La Guardia Civil ha detenido a siete personas de entre 36 y 57 años, seis de ellas de nacionalidad española y una de nacionalidad italiana y vecinas de diversas localidades de la provincia de Valencia y Cuenca, como presuntas autoras de los delitos de asesinato, tenencia ilícita de armas, daños y robo con violencia e intimidación. Se les imputa, entre otros delitos, su participación en el asesinato de un camionero en la localidad de Caudete (Albacete).

Según informó hoy el Ministerio del Interior, en una primera fase de esta operación, denominada «Antares», se arrestó a seis integrantes del grupo en las localidades valencianas de Alberic, Sueca, Montserrat y Favara, para finalizar con la detención de otra persona más en el municipio conquense de Pozoamargo.

Las investigaciones comenzaron en noviembre de 2014 tras recibirse una llamada alertando de que en la carretera se encontraba un camión parado y, junto al mismo, el cuerpo sin vida de un varón que presentaba varios impactos de arma de fuego y numerosas heridas de arma blanca.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos llevada a cabo por la Guardia Civil, el camión había realizado una parada previa en un área de servicio de la autovía A-31, continuando por la carretera N-344 (Almería-Albacete), donde, a la altura de la localidad de Caudete, los detenidos lo rebasaron para darle el alto y efectuar el asalto que acabó con la vida del conductor.

Las investigaciones determinaron que el asalto había sido minuciosamente planeado por el cabecilla de la banda, que se encargó de reclutar al resto de los miembros y asignarles diferentes misiones. A cuatro de ellos, la autoría material de los hechos; a otro, la consecución del vehículo que necesitaban, y finalmente, a una mujer para colaborar en el resto de acciones que pudieran requerir.

Para cometer el asalto y asesinato, este grupo criminal alquiló un vehículo sin conductor y sustrajo un segundo coche que posteriormente fue hallado calcinado. En el trascurso de la investigación, la Guardia Civil ha mantenido contactos e intercambio de información con otros países a través de Interpol.

Además, los detenidos criaban y adiestraban perros de raza potencialmente peligrosa en parcelas que, junto a varios domicilios, fueron registrados por la Guardia Civil, incautándose de dos revólveres, dos escopetas modificadas con los cañones recortados, una pistola detonadora, una ballesta, un arma de fuego artesanal, diversa munición, dos sprays de defensa personal, dos defensas policiales, numerosas armas blancas, como puñales, machetes y navajas, varios dispositivos electrónicos, 27 tarjetas telefónicas y 34 terminales de telefonía móvil.