Entrevista

«Los pensionistas tienen mayor renta que las familias numerosas»

Elena Paniagua es la presidenta de la Federación Castellano-Manchega de Familias Numerosas (Acamafan)

Elena Paniagua, presidenta de la Federación Castellano-Manchega de Familias Numerosas
Elena Paniagua, presidenta de la Federación Castellano-Manchega de Familias Numerosas - ABC
ELISABETH BUSTOS Toledo - Actualizado: Guardado en:

Elena Paniagua (46 años) es una mujer todoterreno. Es administrativa, madre de cuatro hijos, presidenta de la Federación Castellano-Manchega de Familias Numerosas (Acamafan) y de la asociación local de Talavera de la Reina (a la que considera como su quinto hijo y del que tras 15 años en el cargo «tiene ganas de que ya se independice»). Hoy, Paniagua participará en el X Congreso Nacional de Familias Numerosas, que bajo el lema «Conciliemos, mi familia pide tiempo» se celebra en Toledo.

-¿Ser madre de familia numerosa es, hoy en día, un deporte de riesgo?

Ser madre de trillizos, sí es un deporte de riego; pero ser madre de familia numerosa, si te organizas bien, es más sencillo de lo que puede parecer. En nuestro caso, por lo general, vienen de uno en uno y, como van creciendo poco a poco, cuando tienes al siguiente, el anterior ya no necesita esos cuidados que le tenías que dar cuando era más pequeño.

-¿Su hijo pequeño ha estrenado algo?

-(Risas). Heredan muchísimo, pero algo sí que ha estrenado. En mi caso, los dos mayores se han intercambiado mucha ropa, pero cuando ha llegado la tercera ya casi no le servía y la he tenido que comprar cosas nuevas. Entre las familias numerosas hay una cosa muy importante que yo denomino «la mafia de la ropa» y que consiste en el intercambio de ropa entre nosotros. Esta es una buena forma de ahorrar porque la ropa cuesta mucho dinero y deja de servirles enseguida cuando están en edad de crecimiento.

La mafia de la ropa consiste en el intercambio de ropa entre nosotros. Es una buena forma de ahorrar dinero
En España no hay medidas de conciliación porque no se piensa en políticas familiares

¿Tiene que hacer muchas cábalas para llegar a fin de mes?

-Sí, muchísimas. Yo siempre digo que esto es como una página web, tienes que ir poniendo filtros continuamente. Mis hijos me dicen: «Mamá necesito esto». Y yo les digo: «Ahora no te lo puedo comprar». Todo es cuestión de prioridades. Mis niños saben lo que hay en casa y lo que pueden y no pedir. Desde el punto de vista educativo, todo está pensado para tener un solo hijo. Por ejemplo, a los niños les piden hasta diez libros en la escuela y esto supone un gran esfuerzo para nosotros porque en nuestro caso tenemos que multiplicarlo por cuatro.

-¿Cuesta mucho sacar adelante una familia numerosa en Castilla-La Mancha?

-Sí cuesta. Tienes que hacer una serie de sacrificios. Por ejemplo, en mi casa no vamos todos los domingos a tomar cañas porque aunque parezca una tontería si tú sumas lo que te pueden costar cuatro cervezas cada domingo, de cada mes, de cada año... es mucho dinero. Pero dentro de mis posibilidades es llevadero teniendo en cuenta que las familias numerosas tenemos pocas ayudas en Castilla-La Mancha, a pesar de lo que la gente piensa.

-¿Se sienten protegidos por las administraciones públicas?

-No, en absoluto. Se van dando pasitos como, por ejemplo, el año pasado que se aplicaron deducciones fiscales en el IRPF para familias numerosas, pero si yo lo ahorro y me llega un imprevisto, esto no es una ayuda. Un ejemplo muy claro es el de los pensionistas. Ellos cobran pensiones mínimas en torno a los 750 euros mensuales. Si tú divides esa cantidad entre dos, salen a unos 375 euros por cónyuge y piensas: ¡Madre mía cómo pueden llegar a fin de mes! Pero si te fijas en nuestro caso, en una familia numerosa que tenga un sueldo de 1.700 euros -que ya es una renta alta-, si tú lo divides entre seis miembros sales a 283 euros, pero, claro, un pensionista no tiene los gastos que supone un hijo en edad escolar (ropa, transporte, libros). Los pensionistas tienen una renta per cápita más alta que nosotros.

-¿Siempre ha querido ser madre de familia numerosa?

-Siempre he querido ser madre, pero nunca pensé que sería de familia numerosa. Mucha gente tiene un concepto equivocado. Piensan que las familias con más hijos son las que tienen mayores ingresos, pero esto no es cierto, es un cliché que tenemos en la sociedad y es totalmente falso. Según un estudio reciente, la gran mayoría de las familias numerosas tienen un nivel económico medio e incluso muchas rozan la pobreza. En Talavera de la Reina yo conozco a muchas familias que hacen auténtica economía de guerra para llegar a fin de mes.

-¿Cree que la familia está en crisis?

-La familia no está en crisis. La familia numerosa quizá sí, pero no porque esté en crisis, sino porque la gente tiene miedo de su futuro laboral. Vivimos en una sociedad donde se hacen contratos temporales y muy precarios y a la gente, obviamente, esto no les da ningún tipo de seguridad. Lo que está en crisis es el sistema económico y laboral, pero no la familia.

Conciliación laboral

-Trabajo y familia numerosa, ¿ha tenido que sacrificar algo?

-Cuando los padres de una familia numerosa trabajan, el principal problema que tienen es el horario para recoger a los niños en el colegio. Yo siempre he dicho que la «señora concilia» no vive en este país. Nunca se han puesto programas interesantes de conciliación. Imagínese dos personas que sean funcionarias, ¿no podría trabajar una de turno de mañana y otra de tarde? De esta manera, se facilitaría el cuidado de los hijos. En España no hay medidas de conciliación porque no se piensa en políticas familiares. Hay muchos países de los que podemos copiar infinidad de ideas, pero aquí las políticas son gubernamentales. Si cada cuatro años tenemos un Gobierno, ¿qué podemos hacer en este tiempo? Pues algo que sea visible en este breve periodo, y una política familiar no puede tener resultados a corto plazo, sino a largo. Nadie quiere ponerlo en marcha porque no interesa.

-¿Es complicado su día a día?

-Mi día a día no tiene nada que ver con el de hace diez años. Ahora es muy relajado porque mis hijos ya son mayores, van al instituto y a la universidad. Pero si echo la vista atrás, antes era muy complicado. Un día normal era: nos levantábamos, desayunábamos, ellos hacían su cama y fregaban su vaso de leche. Rápidamente nos íbamos a la escuela, primero llevaba a los tres mayores y luego dejaba al pequeño en la guardería. Iba al trabajo. A mediodía hacía la compra, la comida, recogía a los niños de clase, comíamos, hacían los deberes y luego nos íbamos al parque. Pienso que es muy importante que los niños no estén cargados de actividades extraescolares para que puedan ir al parque a relacionarse con otros niños. Ese momento era muy importante para mí porque era el único que tenía de descanso en todo el día. Luego volvía a casa para hacer la cena, les bañaba, recuerdo que corría pasillo arriba pasillo abajo porque mi marido trabajaba mañana y tarde, y yo estaba sola. ¡Y todo esto de lunes a domingo!

-Y, ¿con tanto ajetreo tenía tiempo para usted?

-Había madres que me decían que salían a correr y yo pensaba: ¡Pero si yo no tengo tiempo ni para ir a la peluquería! Era imposible.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios