España

«Aquí se usa el agua de forma eficiente desde hace años, y todas las comunidades deben hacerlo»

Entrevista a Francisco Martínez Arroyo - Consejero de Agricultura

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural durante la entrevista
El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural durante la entrevista - Jose I. G.
J. PATIÑO Toledo - Actualizado: Guardado en:

El agua, un bien escaso, ha llevado a comunidades autónomas como Castilla-La Mancha a planificar una política de ahorro basada en la eficiencia, con el objetivo de favorecer su desarrollo. Ver pasar el agua por sus territorios y aprovechar este recurso, con los mismos derechos y condiciones que otras regiones, deriva por tanto también en un debate histórico, la necesidad de contar con un Pacto Nacional por el Agua. El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, subraya que por «encima de todo están los intereses de los ciudadanos, y Castilla-La Mancha quiere estar en ese Pacto por el Agua para defenderlos».

-Partiendo de la base de que el agua es un bien escaso, nos podría hacer una radiografía o diagnóstico de la situación en Castilla-La Mancha

-Estamos inmersos en un ciclo en el que los tres últimos años hidrológicos han sido muy secos y esto acaba teniendo sus consecuencias. Tenemos nuestros embalses a un nivel de capacidad bajo. Posiblemente aumentarán su volumen almacenado en los próximos meses, pero en políticas de agua, independientemente de cómo estén los embalses, hay que tomar decisiones y tener una perspectiva de Estado. Es necesario contar con todas las administraciones públicas a la hora de tomar decisiones en materia de agua, que afectan a territorios. No deben ser decisiones unilaterales de la Administración General del Estado. Creo que se abre, o se debe abrir, un momento muy positivo en gestión de agua, en el que debemos llegar a acuerdos. La propia ministra de Agricultura ha planteado como una de sus prioridades alcanzar un Pacto sobre el Agua y, evidentemente, Castilla-La Mancha quiere estar en ese pacto. No podemos hacer otra cosa que defender a los ciudadanos de Castilla-La Mancha. No podemos entender la agricultura, ni la industria agroalimentaria y otros sectores si no tenemos acceso al agua que pasa por nuestro territorio.

-Se viene hablando de ese Pacto por el Agua, pero parece que no termina de cuajar. ¿Qué necesita o de qué adolece para que pueda ser una realidad?

Los pactos son difíciles, requieren mucho esfuerzo, muchas horas de negociación, mucha paciencia y mucha cesión, pero creo que es un momento a nivel nacional en el que probablemente sea necesario hacer ese esfuerzo para poder hacer cosas por los ciudadanos. No concibo otro interés por parte del Ministerio de Agricultura que mejorar la situación de la utilización del recurso del agua en todo el país y eso, evidentemente, pasa por sentare a la mesa con las Comunidades Autónomas, que somos las que tenemos las competencias en materia de Medio Ambiente, Agricultura y muchas otras cuestiones relacionadas con la política el agua, y desde luego cuando los ríos pasan por un territorio tienen que dejar riqueza también en ese territorio. Eso no significa que solo tengan que dejar riqueza aquí. El Tajo deja riqueza en mucha partes de su territorio e incluso de Portugal, también el Júcar, el Segura o el Guadiana. El agua de esos ríos tiene que ayudar a generar riqueza y desde luego, en el caso concreto del Tajo, tenemos que garantizar el mínimo caudal ecológico para mantener la biodiversidad y para que esté en buenas condiciones medioambientales y esto hoy, lamentablemente, no se está garanizado.

Contar con las comunidades

-Parece complicado llegar a ese consenso nacional cuando se ha prorrogado un Decreto de Sequía que afecta al Júcar y el Segura y que sigue «marginando» o dejando al margen a territorios por los que pasan.

-Son dos líneas de actuación que puso en marcha el Gobierno central hace aproximadamente un año, y que se han prorrogado recientemente. Lo lógico es que esos proyectos para paliar los efectos de la sequía se tomen también contando con todas las Comunidades Autónomas que estén en esa cuenca. No se puede hablar de la cuenca del Segura sin que esté presente Castilla-La Mancha porque es el 25 por ciento de la misma. Igual que el Júcar que presenta el 75 por ciento de la cuenca o sin contar con Valencia, que representa el 20 por ciento, y solamente contando con Murcia, que representa el 5 por ciento. Eso no parece lógico. Lo normal es que todas las administraciones nos sentemos en la misma mesa e intentemos ponernos de acuerdo. Nuestro objetivo es que todos los ciudadanos puedan aprovechar el recurso hídrico para que nuestro territorio genere riqueza. Y esto lo quiere Murcia y lo quiere Castilla-La Mancha. Es lo razonable, es de sentido común y estoy convencido de que el Gobierno central lo va a tener en cuenta.

Es necesario contar con todas las administraciones, no debe ser decisión unilateral del Estado
Desde la Junta vamos a poner una línea de ayudas para inversiones en regadíos de 22 millones

-En estos momentos, ¿cuál sería el escenario deseable para que ese Decreto de Sequía tenga en cuenta a Castilla-La Mancha?

-Nos gustaría que una parte de los fondos previstos en ese Real Decreto repercutieran en Castilla-La Mancha. Hicimos un planteamiento al Ministerio de Agricultura para que se considerara la construcción de algunos pozos para la provincia de Albacete, en la cuenca del Segura, y estamos a la espera de que se nos conteste. El Real Decreto no puede estar destinado únicamente a la región de Murcia, hay que hacer actuaciones en el resto de la cuenca, porque en toda la cuenca hay sequía.

-Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha ¿qué tipo de actuaciones hay para garantizar ese derecho al agua de todos lo agricultores?

-Lo que estamos haciendo como Gobierno de Castilla-La Mancha es analizar todo lo que se plantea en relación a las cuencas hidrográficas desde el Ministerio de Agricultura, que es quien tiene la competencia. Hemos recurrido los planes de cuenca, pero lo que hay que hacer es desarrollar los planes que haya para generar riqueza en todos los territorios y desde la perspectiva de Castilla-La Mancha, en la que el 91 por ciento del uso del agua se concentra en el sector agrario. Hoy sin duda somos la Comunidad Autónoma que más esfuerzo ha hecho en esta materia, pero tenemos que hacer todavía más. Para eso, vamos a poner en marcha una línea de ayudas para inversiones en regadío en todo el territorio de Castilla-La Mancha, dotada con 22 millones de euros, que pretende modernizar los sistemas de riego de las comunidades de regantes. En toda Castilla-La Mancha donde hay agricultura se necesita agua para que sea rentable y competitiva. Nosotros hacemos una agricultura muy competitiva pero para poder seguir manteniéndola tenemos que tener acceso al agua.

-Y hablando de regadíos y agricultura competitiva, ¿en qué condiciones se encuentra la legalización de pozos del Alto Guadiana?

-Tenemos buena sintonía con el presidente de la Confederación. Nos hemos sentado en la misma mesa muchas veces en este año y medio con el objetivo de resolver el problema de las explotaciones prioritarias, que están pendientes de solución desde el año 2011. Entendemos que los agricultores tienen reconocido un derecho por parte de la Administración, que lo que tiene que hacer es resolver su problema. Parece que la solución está más cerca que lejos y lo que hay que hacer es anticiparla lo antes posible para solucionar un problema que se viene arrastrando desde 2011. Regularizar la situación de estos pozos y que los agricultores sigan siendo competitivos. Luego habrá que plantearse de qué manera en el Plan de Cuenca del Guadiana hay soluciones para garantizar el caudal ecológico del río, el buen estado de los acuíferos subterráneos y además permitir que los jóvenes que se quieran incorporar a la agricultura lo puedan hacer también en la Cuenca Alto del Guadiana accediendo al agua.

-Un problema histórico, entonces, que puede verse regularizado en esta legislatura...

-Sí, es un problema histórico. Se resolvió el problema de los cultivos leñosos, aproximadamente unos 4.000 expedientes, y ahora quedan pendientes otros 1.200 de lo que se denomina explotaciones prioritarias, de agricultores profesionales, que deberían haberse resuelto ya. Hay posibilidades reales de resolverlos y creo que tanto la Confederación como nosotros daríamos un excelente ejemplo de lo que deben hacer las administraciones a la hora de resolver los problemas de los ciuadadanos.

-Junto al desarrollo económico a través de una agricultura más competitiva, el agua también es vital para otros sectores como el turístico. ¿En qué situación se encuentran, por ejemplo, los Humedales Manchegos?

-Sí, cada vez hay que ligar más el turismo con el Medio Ambiente, y el nuestro tiene muchas potencialidades. Tenemos parques naturales, muchos espacios protegidos con la Red Natura y esos Humedales Manchego que, la verdad, no han hecho otra cosa que mejorar su estado, tras unas condiciones pluviométricas muy buenas en los años 2009-2010, que permitieron cargar el acuífero. Hoy en día son un potencial turístico y en la Consejería estamos inmersos en un proyecto, dentro de la iniciativa comunitaria LIFE, junto con la Fundación Global Nature, para concienciar a los agricultores de los Humedales Manchegos de su importancia para el desarrollo económico de sus territorios y de sus pueblos y que además sea sostenible con el desarrollo de una agricultura muy competitiva. Cada día está adquiriendo mayor importancia no sólo la producción ecológica, sino también el distintivo en el que estamos trabajando de espacios Red Natura.

-¿Lanzaría un llamamiento para que otras comunidades sigan estas mismas prácticas o políticas de ahorro?

-Tenemos la obligación todas las administraciones con competencias en Agricultura de trabajar por un uso más eficiente del agua. Cuantos más recursos hídricos hay, más necesidad de hacer estas prácticas. En Castilla-La Mancha, lamentablemente, nos hemos visto obligados desde hace muchos años a hacer un uso eficiente del agua, porque no contábamos con agua suficiente y esto nos ha obligado a hacer inversiones antes que otros. Creo que es momento de que todos nos concienciemos de la necesidad de hacer un uso más eficiente del agua en la agricultura. Es posible ahorrar todavía más y espero, evidentemente, que otras comunidades autónomas lo hagan.

-¿Así tendría que contemplarse en ese Pacto por el Agua?

-Sin duda, en el Pacto por el Agua hay que hablar del agua que se utiliza para el regadío. En Castilla-La Mancha el 90 por ciento del agua que utilizamos es para la agricultura, y a nivel nacional es el 80 por ciento, No se puede hablar de planificación en materia del agua sin hablar de un Plan de Regadíos de eficiencia del agua a nivel de comunidades autónomas y también a nivel nacional. El Ministerio de Agricultura, que en otras ocasiones lo ha hecho, debe hacer un Plan Nacional de Regadíos que se apoye en ese pacto global, porque sin ese plan de regadíos no se puede habar de ahorro del agua.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios