CULTURA

Guadalajara honra a Antonio Buero Vallejo en su centenario

Este jueves hubiese cumplido 100 años el dramaturgo más importante que ha dado la ciudad alcarreña

El académico Luis María Ansón participó en el homenaje
El académico Luis María Ansón participó en el homenaje - AYTO.
J. A. PÉREZ Toledo - Actualizado: Guardado en:

Este jueves se han cumplido cien años del nacimiento de Antonio Buero Vallejo, inigualable artista y el mejor autor que ha dado el teatro español desde Calderón de la Barca, según la crítica. Buero Vallejo vino al mundo en 1916, en una casa situada en el número 39 de la calle Miguel Fluiters, en Guadalajara, donde vivió hasta que se trasladó a Madrid para estudiar Bellas Artes en 1934. El miércoles, sus paisanos honraron la memoria del autor, que murió en el año 2000, con un precioso homenaje en el teatro-auditorio que lleva su nombre en Guadalajara.

Luis María Ansón, miembro de la Real Academia Española y exdirector de ABC, dijo de él: «Dentro de 200 años, las obras de Buero Vallejo se seguirán representando y los españoles se seguirán emocionando con ellas. Fue un hombre extraordinariamente coherente y firme en sus ideas. Fue un progesista profundo, que estuvo siempre al lado del pobre y en contra del rico».

El académico destacó otras dos cualidades de Buero Vallejo. La primera es su «extraordinaria capacidad para troquelar las palabras, era la pura ciencia del lenguaje, un enamorado de la literatura, de su propia profesión». La segunda, su «extraordinario sentido del humor, que se adivina en todas sus obras, pero también en su vida: pocas veces me he reído más que en los juicios que hacía sobre sus compañeros en la Real Academia Española».

Al homenaje acudieron Victoria Rodríguez, la viuda de Buero Vallejo, y Carlos Buero, uno de sus hijos, además de numerosas personalidades del mundo de la cultura y la política.

Paloma Pedrero, vicepresidenta de la SGAE, leyó la carta que le dedicó al genial dramaturgo en su funeral, hace 16 años: «Me has enseñado mucho. Me has enseñado generosidad. Me has enseñado lo que es un autor teatral de pura raza, ese que no puede vivir sin estar imaginando personajes a los que dar escenarios, historias, emociones, pensamientos, conflictos que les hagan íntegramente humanos...». Mientras, el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, dijo que la ciudad le debe mucho al autor: «Queremos contar a todos que los guadalajareños nos sentimos orgullosos de Buero».

Una escalera simbólica

Los actos de reconocimiento continuaron este jueves con el descubrimiento de una placa en su casa natal, en cuya fachada se ha instalado una especie de escalera que simboliza la obra teatral más famosa de Buero Vallejo: «Historia de una escalera». También ayer, en el teatro-auditorio se representó «El sueño de la razón», otra de sus obras.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios