Calle Zarza, en Caudete (Albacete), donde fue hallada muerta la mujer
Calle Zarza, en Caudete (Albacete), donde fue hallada muerta la mujer - Google

La mujer de Caudete murió por tratar de impedir un caso de maltrato, según CCOO

Durante la mañana ha habido concentraciones de repulsa por la muerte de Ana Gilda en Albacete y en Caudete

AlbaceteActualizado:

El sindicato CCOO de Albacete ha mostrado su dolor por la muerte ayer de una mujer de 55 años en Caudete (Albacete) por heridas de arma blanca y ha asegurado que esta muerte ha estado motivada porque la mujer trató de poner fin a una situación de maltrato en su entorno familiar.

En señal de repulsa por este suceso, por el que se ha detenido a un hombre de 29 años, el sindicato ha desarrollado una concentración en la plaza del Altozano a las 12.30 del mediodía, para «que la sociedad de Albacete se sume a la repulsa por este crimen execrable».

Esta concentración se suma a la que ha tenido lugar al mediodía en la plaza del Ayuntamiento de Caudete, convocada por el Consistorio, y también a otra concentración que también convocó la Diputación de Albacete, a las puertas de la institución provincial, a las 12.00 horas, ya que la mujer era trabajadora del Servicio de Ayuda a Domicilio.

«No ha muerto Ana Gilda a manos de su pareja o de su ex pareja; no ha sido su asesinato uno más de los crímenes machistas de los que son víctimas tantas mujeres -28 ya en nuestro país en los pocos meses que llevamos de 2017. Ana Gilda ha muerto justamente por tratar de poner fin, con su sola determinación y sus solas fuerzas, a una situación de violencia machista en su entorno familiar», ha manifestado la secretaria de Mujer de CCOO-Albacete, Gloria Lozoya.

Lozoya ha denunciado que la muerte de esta mujer «no ha sido un caso de violencia de género al uso», sino que ha criticado que «ha sido el asesinato de una mujer justamente por luchar contra la violencia de género».

«Su muerte nos apena, nos indigna y nos obliga a todos a reflexionar. La sociedad es cada día más consciente de la lacra en que se han convertido los crímenes machistas, sabe que los asesinatos de mujeres hunden sus raíces en la desigualdad de género y sabe que no pueden las mujeres solas, en la soledad de su casa o de su entorno, luchar por sí solas contra esto», ha considerado Lozoya.

Tras añadir que «ni las mujeres solas, ni los hombres solos o con ellas, ni sumando fuerzas», Lozoya ha exigido que sean los poderes públicos los que luchen contra esta violencia y que cuenten con el apoyo de las asociaciones de mujeres, los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones sociales implicadas y, en definitiva, «de la sociedad en su conjunto».

«El Pacto de Estado contra la violencia de género que ahora se está tratando de construir lleva siendo necesario demasiado tiempo», ha reflexionado Lozoya, que ha exigido que la lucha contra la violencia hacia las mujeres sea una prioridad en la agenda política del Gobierno.

«En esa lucha, Ana Gila estuvo sola y ha muerto por ello», ha lamentado Lozoya.