España

«Mayores en Marcha» contra la dependencia

Este programa del Gobierno de Castilla-La Mancha ofrece 2.700 plazas en 21 talleres del bienestar y 11 rutas senderistas por diferentes parajes

Un gruporealiza una de las rutas de senderismo del programa «Mayores en Marcha» en Uña
Un gruporealiza una de las rutas de senderismo del programa «Mayores en Marcha» en Uña - JCCM
ABC Toledo - Actualizado: Guardado en:

La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento activo como el proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. El envejecimiento activo permite que las personas realicen su potencial de bienestar físico, social y se centra en los mayores y en la importancia de dar una imagen pública positiva de este colectivo.

Para ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha este otoño el programa «Mayores en Marcha», que oferta 2.700 plazas en actividades de envejecimiento activo, en 21 talleres del bienestar y 11 rutas senderistas por diferentes parajes naturales de la región. Así lo confirmó la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante su visita la pasada semana al centro de mayores «Toledo II», en la capital regional.

Sánchez calificó esta iniciativa de «Mayores en forma» como el «programa estrella» de este otoño, que se inscribe dentro del marco de envejecimiento activo del Gobierno regional, «para que los mayores tengan calidad de vida y prevengan situaciones de dependencia».

«El programa ofrece rutas senderistas de personas mayores por parajes de nuestra región, que este centro de mayores donde nos encontramos ha hecho por la provincia de Toledo. Y la otra línea de trabajo son los talleres del bienestar, talleres de gimnasia, yoga o tai-chi, entre otros, todos gratuitos, a los que las personas mayores acceden para conseguir un mayor bienestar», señaló la consejera.

Aurelia Sánchez recordó que el Colegio de profesionales de Educación Física de Madrid ha elaborado un informe que indica que de cada euro que se invierte en programas de envejecimiento activo y saludable hay un reporte, un ahorro de casi tres euros en sanidad y farmacia. «Por eso, yo creo que ese ahorro económico es importante, pero además tenemos que ver el ahorro social, la inversión social que representa para que estas personas mayores tengan una calidad de vida excelente», afirmó.

El centro de mayores «Toledo II» cuenta con 5.600 socios y ha realizado unas 800 actividades de envejecimiento activo durante este año. Es uno de los 53 centros de mayores del Gobierno de Castilla-La Mancha que junto con los 61 de titularidad municipal conforman la red pública de 114 centros públicos de mayores de la región.

Algunos datos de interés sobre la actividad en los centros de mayores de la región reúnen unos 100.000 socios, de ellos 7.670 nuevos socios inscritos en los últimos 12 meses, con un 54,24% de mujeres socias y 1.998 actividades programadas este año, para un perfil mayoritario de mujeres entre 66 y 75 años.

Once rutas

Dentro del programa «Mayores en Marcha» merece una mención especial la iniciativa de las rutas senderistas, en las que han participado hasta el momento 1.237 personas mayores en las diez de las once rutas que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha programado este otoño para los centros de mayores de la red regional.

Las rutas que se han llevado a cabo, por ahora, se han desarrollado por dos senderos de la provincia de Albacete, dos de la de Cuenca, dos de Ciudad Real, dos de Guadalajara y dos de Toledo, hasta que se complete el programa con la próxima ruta por las Lagunas de Ruidera, en Ciudad Real.

En la provincia de Cuenca, el pasado fin de semana se desarrolló una de las rutas en el Escalerón de la Raña de Uña, que discurre por la Serranía conquense, en la que participaron 142 personas de los centros de mayores de la provincia.

En el caso de la ruta de Alcalá del Júcar (Albacete) participaron 155 personas, procedentes de los centros públicos de mayores de Almansa, Hellín y Villarrobledo, que partieron desde Tolosa hasta recorrer una distancia a pie de 6,2 kilómetros de dificultad baja, que concluyó con una merienda y una visita al castillo de Alcalá del Júcar.

La última de estas rutas tuvo lugar el pasado miércoles en Villafranca de los Caballeros (Toledo), donde 135 senderistas procedentes de los centros de mayores de Añover de Tajo, Ocaña, Polán, Urda y Quintanar de la Ordenrecorrieron el complejo lagunar, declarado Reserva de la Biosfera.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios