España

Cuenca, fin de etapa de la Vuelta Ciclista a España 2017

Será el próximo 25 de agosto, según ha indicado el alcalde, que ha acusado al Gobierno regional de «deslealtad»

En una etapa con salida en Cuenca, en el año 2005, el ciclista Roberto Heras se vistió con el maillot amarillo
En una etapa con salida en Cuenca, en el año 2005, el ciclista Roberto Heras se vistió con el maillot amarillo - EPA
ABC Cuenca - Actualizado: Guardado en:

El alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, ha avanzado que la Vuelta Ciclista a España pasará por la capital conquense el próximo 25 de agosto de 2017 y que será el fin de una etapa que previsiblemente procederá de Levante.

Así lo ha indicado a través de la cuenta de Twitter del Ayuntamiento de Cuenca, después de que la consejera de Economía y Turismo, Patricia Franco, anunciara el pasado lunes que la prueba ciclista pasaría por la ciudad.

Un anuncio que no gustó al regidor conquense por la forma de hacerlo público y acusó al Gobierno regional de «deslealtad». Las negociaciones con la Vuelta han corrido a cargo del Ayuntamiento, no de la Junta, según Mariscal.

De hecho, ha asegurado que cuando le transmitió al vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, que la Vuelta pasaría por Cuenca «su respuesta fue que lo pagase el Consorcio».

Sin embargo, el delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, ha desvelado que el Gobierno regional lleva un año trabajando para que la prueba pase por la ciudad de Cuenca.

Según han indicado fuentes municipales, el pelotón ciclista llegará a la ciudad el viernes 25 de agosto para concluir una etapa que previsiblemente partirá esa jornada de alguna localidad levantina.

Para el alcalde de Cuenca es importante acoger un evento de estas características ya que supone atraer a la ciudad a unas 2.000 personas.

Parece que la llegada a la provincia de Cuenca de una etapa de la Vuelta siempre trae consigo polémica. En 2014, la salida de una etapa desde la pequeña localidad conquense de Carboneras de Guadazaón provocó la protesta del entonces alcalde conquense, el socialista Juan Ávila, que culpó a la presidenta de Castilla-La Manha, María Dolores Cospedal, de maniobrar para que no llegara a la capital.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios