España

Condenado a diez años de prisión el autor del incendio de Poyatos

Lorenzo Ruiz ha sido considerado responsable de un delito de incendio con peligro para la vida o integridad física de las personas

Cuenca - Actualizado: Guardado en:

La Audiencia Provincial de Cuenca ha condenado a diez años de prisión a Lorenzo Ruiz Pérez, declarado culpable por un jurado popular, por provocar en 2009 el incendio forestal de Poyatos, que arrasó casi 1.800 hectáreas de monte, 600 de ellas incluidas en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca.

En la sentencia, según informa Efe, la Sección Número 1 de la Audiencia Provincial declara que el condenado, de 54 años y maderero natural de Burgos, es autor responsable de un delito de incendio con peligro para la vida o integridad física de las personas.

Además, le obliga a pagar a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha 1,6 millones de euros por los costes de la extinción del incendio; 1,4 millones al Ayuntamiento de Cuenca por daños y perjuicios, y un total de 344.147,53 euros a los copropietarios de la finca «El Valle».

La sentencia ha sido notificada dos días después de que el jurado popular, compuesto por seis mujeres y tres hombres, declarara culpable a Lorenzo Ruiz Pérez, el único acusado por el incendio, que fue juzgado entre los días 24 y 28 de octubre.

Tras el veredicto del jurado, la Fiscalía modificó su petición de pena de prisión de 18 a 15 años, mientras que la acusación particular de los propietarios de la finca «El Valle» mantuvo la petición de que fuese condenado a 16 años de prisión.

El juez ha considerado probado que el padre del autor del incendio firmó en 2004 un contrato de compraventa con la usufructuaria de la finca «El Valle», por el cual le vendía el aprovechamiento de 11.550 pinos.

Sin embargo, surgieron «continuas desavenencias» entre el condenado, que participaba en los negocios de su padre, y la familia propietaria de la finca por el contrato firmado.

Añade el juez que se originó en Lorenzo Ruiz «un sentimiento de odio y venganza» hacia los propietarios, «sentimiento que se manifestó en reiterados insultos y amenazas del acusado» hacia la familia, «llegando a amenazarles con quemar la finca».

También considera probado que el condenado se encontró al guarda de la finca el día 20 de julio en el aparcamiento de un supermercado de Cuenca capital y le dijo: «Mañana va a empezar la fiesta».

Y que el día 21 por la mañana un hombre le encargó llevarle leña del monte y, sobre las 15.30 horas, tras enganchar un remolque a su vehículo salió de su localidad de Tragacete (Cuenca) y aparcó al inicio del camino que lleva a la finca El Valle.

Después, caminó y prendió fuego al pastizal «fino, ligero y muerto» que existía en las inmediaciones de la finca «para que el fuego se extendiese por la misma».

A continuación, se marchó a coger la leña que le había sido encargada.

A menos de un kilómetro del incendio, se encontraba un campamento de Acción Católica, el cual estaba ocupado por diversas personas, entre ellas, «bastantes niñas» que tuvieron que ser desalojadas y que, según el juez, Lorenzo Ruiz conocía porque «llevaba muchos años trabajando como maderero por la zona del incendio».

El juez añade que el incendio «causó daños y perjuicios muy importantes».

El autor del incendio también ha sido condenado a pagar una multa de 3.600 euros, a razón de 10 euros diarios durante doce meses.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios