España

Cinco linces atropellados en las carreteras de la región con el programa Iberlince

Elaboran un plan de actuación para minimizar el riesgo de muerte en carreteras de los ejemplares liberados en Castilla-La Mancha

Suelta de un ejemplar de lince en los Montes de Toledo
Suelta de un ejemplar de lince en los Montes de Toledo - EFE
ABC Toledo - Actualizado: Guardado en:

Los socios que forman parte del proyecto Life+Iberlince en Castilla-La Mancha, han elaborado un plan de actuación para minimizar el riesgo de muerte en carreteras de los ejemplares liberados en la región, después de conocer que desde que comenzara dicho proyecto han sido cinco los linces que han muerto atropellados en la región, dos en Albacete, dos en Ciudad Real y uno en Toledo.

Según han dado a conocer fuentes del proyecto Life+Iberlince, los desplazamientos que realizan los linces ibéricos en el medio natural deben superar vías de tren, canales de riego, vallados, cierres de fincas y sobre todo carreteras, según ha informado Iberlince en nota de prensa.

Estas vías suponen para la fauna «barreras infranqueables que las convierten en trampas mortales para muchas especies». Los atropellados eran ejemplares que «aún no se habían asentado en un territorio y que realizaban los desplazamientos típicos de individuos que están buscando una zona donde fijarse definitivamente para reproducirse».

Para contrarrestar estos números, a lo largo de las últimas semanas se han venido manteniendo reuniones entre las diferentes administraciones con competencias en el mantenimiento de las carreteras de la Comunidad autónoma en las que se ha acordado la realización de mejoras para reducir los atropellos de linces y otras especies de fauna.

Puntos conflictivos

Una vez que se han evaluado los puntos conflictivos, han comenzado a ponerse en marcha medidas para reducir los efectos negativos hacia el felino. Así, uno de los socios del proyecto, FomeCam, trabaja en el acondicionado de diversos pasos subterráneos para facilitar su uso por la fauna salvaje, y del mismo modo, está arreglando vallados para intentar dirigir el paso de los linces hacia zonas más seguras.

En el caso de algunas administraciones como la Diputación de Ciudad Real, la Consejería de Fomento de Castilla-La Mancha y el Ministerio de Fomento se viene trabajando en la instalación de medidas disuasorias como bandas sonoras y señales de advertencia de peligro de atropello de lince, que alertan a los conductores.

Los técnicos del proyecto Life+Iberlince han constatando que estas medias «son bastante efectivas» en las zonas donde los linces están asentados en territorios estables. Normalmente, han apuntado, los linces «aprovechan con mayor o menor rapidez cualquier mejora en estos pasos de fauna evitando así atravesar la carretera por el asfalto».

La muerte por atropello se ha convertido en la primera causa de mortalidad no natural del lince ibérico en los últimos años, por ello desde Iberlince señalan que los trabajos de prevención «siguen siendo fundamentales para minimizar sus pérdidas».

El proyecto Life+Iberlince, cofinanciado por la Unión Europea, cuenta con 19 socios y está gestionado en Castilla-La Mancha por la Junta de Comunidades, Aproca, WWF y FomeCam.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios