La explotación se localizará en el paraje «Los Chorrillos» y se prevé la construcción de una nave de 1.740 metros cuadrados
La explotación se localizará en el paraje «Los Chorrillos» y se prevé la construcción de una nave de 1.740 metros cuadrados - EFE

Se autoriza la ampliación de una granja de 2.000 a 4.000 cerdos en Carboneras de Guadazaón

La Junta ofrece una resolución favorable al cumplir con la normativa ambiental

CUENCAActualizado:

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha autorizado a la empresa Marcuello Espejo, SL la ampliación de la granja porcina que tiene en Carboneras de Guadazaón, Cuenca, que pasará de 2.000 a 4.000 plazas de cebo.

En los últimos meses las instalaciones de este tipo han generado controversia, sobre todo entre los ecologistas que avisan de los riesgos de contaminación del agua por los purines, pero también entre los vecinos. Así, en otras localidades como Priego o Torrejoncillo del Rey, ambas en Cuenca, se recogieron firmas contra estas granjas.

En el caso de la de Carboneras de Guadazaón, la Junta la autoriza, básicamente, porque cumple con la normativa ambiental. La explotación se localizará en el paraje «Los Chorrillos» y se prevé la construcción de una nueva nave de planta rectangular de 1.740 metros cuadrados construidos, con una capacidad para 2.000 cerdos de cebo. Además se construirán otras instalaciones necesarias para el buen funcionamiento de la explotación, como una balsa de purines o silos de almacenamiento de pienso.

Por otro lado, el promotor estima que los requerimientos de consumo de agua ascienden a 12.716 metros cúbicos al año. En este sentido, se reutilizarán las aguas residuales mediante riego en las fincas y se utilizarán sistemas de abrevado eficientes. Con todo, la balsa de purines deberá estar impermeabilizada, dimensionada, diseñada y ubicada de tal manera que se evite el riesgo de filtración y contaminación de las aguas superficiales y subterráneas.

En cuanto a los malos olores, el promotor hará una ventilación natural mediante ventanas laterales y sistema de escape de aire de la nave en cumbrera, realizará una monitorización de las condiciones ambientales de la nave en relación a la temperatura y humedad, y empleará un dispositivo para conocer la dirección del viento y planificar mejor el manejo del estiércol.

Asimismo, se evitará su retirada en días de viento intenso para evitar molestias a los núcleos urbanos de Carboneras de Guadazaón y Reillo. El transporte del estiércol no pasará por núcleos urbanos y tampoco se hará en las horas de mucho calor, en los días en que el viento sople con fuerza y en los festivos.