España

Asaja estudia movilizarse contra la política agraria de Page

A la organización le preocupa el Plan de Desarrollo Rural, la gestión de las Zepas, el agua, la cadena alimentaria y el futuro de la PAC

El comité regional de Asaja se ha reunido en Ciudad Real, presidido por Pedro Barato
El comité regional de Asaja se ha reunido en Ciudad Real, presidido por Pedro Barato - ABC
ABC Ciudad Real - Actualizado: Guardado en:

En una reunión mantenida este martes en Ciudad Real, el Comité Ejecutivo Regional de Asaja ha acordado solicitar una reunión urgente con el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, para tratar las principales reivindicaciones del sector agropecuario.

El secretario regional, José María Fresneda, ha dicho que no descarta movilizaciones al considerar que desde la Consejería de Agricultura no se está teniendo en cuenta a los agricultores profesionales: Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020 de Castilla-La Mancha, plan de gestión de las Zonas Especiales de Protección de Aves (ZEPA), agua, cadena alimentaria y el futuro de la PAC.

Sobre el Programa de Desarrollo Rural, Fresneda ha afirmado que la modificación anual que se presentará a Bruselas en las próximas semanas está marcada por intereses políticos y no para garantizar el futuro de agricultores y ganaderos profesionales. Ha recordado que la organización agraria ha trabajado mucho en el borrador de esta modificación, realizando diversas aportaciones que no han sido reflejadas, según indicó en un comunicado la organización agraria.

En cuanto al plan de gestión ZEPA, Fresneda ha sido tajante al indicar que Asaja no aceptará medidas que limiten aún más el sistema productivo de Castilla-La Mancha. El secretario general ha reconocido que se ha avanzado mucho en las negociaciones con la Consejería de Agricultura, pero no lo suficiente.

Respecto al agua, ha demandado soluciones definitivas y ha pedido un plan que garantice el futuro del sector, tal como aumentar 500.000 hectáreas de regadío con 1.500 hm3 en un plazo de 20 años, y ha lamentado que nadie de la clase política se está tomando en serio el pacto del agua.

El Comité Ejecutivo Regional ha pedido también un plan de trazabilidad para que los agricultores dejen de ser el eslabón más débil en la cadena alimentaria, aumentado los controles y evitando actuaciones fraudulentas que perjudiquen al sector.

Por último, sobre la reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC), han asegurado que el actual sistema acentúa la diferencia entre agricultores, a pesar de que todos asumen los mismos costes de producción, algo que habrá que modificar en la próxima revisión.

La organización agraria se ha mostrado abierta a seguir negociando, pero ha asegurado que seguirá firme en sus reivindicaciones, que son las que garantizan los intereses de las familias de los más de 40.000 agricultores y ganaderos profesionales que representan.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios