España

Se abre la veda para miles de negocios

La actividad cinegética genera en la región más de 800 millones de euros

Desde el sábado hasta el 8 de febrero está abierta la veda en caza menor
Desde el sábado hasta el 8 de febrero está abierta la veda en caza menor - ABC
P.H.MEJÍA Toledo - Actualizado: Guardado en:

Comienza la temporada de caza y con ella la oportunidad para miles de personas de sacar adelante su negocio o un jornal. La actividad cinegética en Castilla-La Mancha es mucho más que salir a cazar perdices o ciervos los fines de semana. De ella viven miles de personas que tienen un negocio de hostelería, una gasolinera, un comercio de ropa, una armería, una industria cárnica, una taxidermia....

Son más de 800 millones de euros, según las últimas estimaciones de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, la cifra de negocio que genera la actividad cinegética, y miles los jornales que se realizan durante la temporada, sin olvidar su impacto medioambiental en el medio rural.

Datos que avalan a un sector que en estos momentos se tiene que enfrentar a una reforma de la ley autonómica que no está siendo fácil, ante las presiones de los grupos ecologistas que pretenden restringir al máximo los derechos de los cazadores.

El presidente de la Federación Castellano-Manchega de Caza, Agustín Rabadán, en declaraciones a ABC, asegura a este respecto que no se puede trivializar con un sector que es uno de los motores económicos de la región y que está totalmente regulado.

Los únicos pagadores

Aún así, resalta que todo lo que redunde en la sostenibilidad y un mejor aprovechamiento del medio natural, los cazadores estarán de acuerdo. «En el campo convivimos todos, cazadores, agricultores, senderistas, ciclistas... Compartimos que todos podamos hacer uso del campo, eso sí, los únicos que pagamos por ese uso somos los cazadores. El ciclista no paga por ir en bicicleta, nosotros desde que salimos estamos pagando y a la vez hacemos una gestión de sostenibilidad», comentaba Rabadán.

La reforma de la Ley de Caza está en estos momentos en proceso de alegaciones, con la difícil tarea de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de buscar el mayor consenso posible para su aprobación, que pretende que sea el próximo año, de forma que esté en vigor para la próxima temporada 2017/2018.

Mientras, en la que comenzaba este sábado, 8 de octubre, tanto para caza mayor como menor, las novedades son pocas respecto a la temporada pasada. Incluso la climatología es similar a la que se dio en las mismas fechas del año 2015: temperaturas altas y sin lluvia, lo que no favorece la práctica cinegética.

El problema de la perdiz

Como ya ocurrió el pasado año, desde la Federación de Caza se recomienda retrasar la captura de perdices hasta que haya más humedad en el ambiente. Según explicaba Agustín Rabadán, «las altas temperaturas y la escasez de lluvias están condicionando el desarrollo de la veda». Y no sólo porque se castiga más a las especies cazables, sino porque también los perros y los propios cazadores pueden sufrir golpes de calor; aún así la temporada se abre para todas las especies.

Y comienza con expectativas desiguales. En caza menor, la perdiz, la especie más emblemática sigue estando en regresión. Son varios los factores que están mermando su población.

La pérdida de linderos, la despoblación del campo con el consiguiente abandono de cultivos o las repoblaciones forestales en terrenos agrícolas, unido la inadecuada gestión cinegética, han provocado extinciones de poblaciones locales.

Tampoco ha favorecido la suelta de perdices criadas en granjas con el fin de aumentar el rendimiento cinegético de la perdiz roja, más bien al contrario. Precisamente, el presidente de la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética (Aproca), Luis Fernando Villanueva, indica a ABC, que es necesario un plan urgente de recuperación integral de la perdiz roja, que incluya también un presupuesto por parte de las administraciones.

Los predadores

Otro inconveniente para su desarrollo es la proliferación de los predadores. Tanto el presidente de la Federación de Caza como el de Aproca coinciden en señalar que es necesario un mayor control. «La perdiz tiene 55 especies predadoras diferentes, si sólo puedes gestionar tres de ellas, es muy difícil que, por muy bien que críe, salga adelante», indica Villanueva.

Agustín Rabadán reconoce que hay muchos problemas para controlar a los predadores. «En los últimos años ha crecido mucho la población de roedores, gatos y perros asilvestrados, zorros, jabalíes, urracas o meloncillos», que están causando estragos tanto en perdices como en liebres.

Desde la Federación de Caza llevan más de un año solicitando que se homologuen cuatro métodos de captura para el control de predadores, que ya han superado todas las autorizaciones del Ministerio y ahora falta la regulación autonómica.

Con el conejo ocurre todo lo contrario, la población es abundante en prácticamente toda la región, incluso se han tenido que prorrogar las autorizaciones especiales para su caza fuera de temporada. Mientras que la liebre es una especie más sensible y la falta de lluvia ha afectado a su desarrollo.

En cuanto a la caza mayor, abundancia de ciervos, jabalíes, gamos y muflones, si bien los trofeos no serán espectaculares, pues la falta de pasto por la sequía incluye en el desarrollo de las cuernas.

El presidente de Aproca reconoce que respecto a otros países de Europa, los trofeos en Castilla-La Mancha son menores; sin embargo, los cazadores europeos siguen apostando por esta región para cazar. «El modelo de caza que existe en la región es distinto al de otros países. Las monterías sólo existen en España», asegura Luis Fernando Villanueva. Aún así, reconoce que no somos competitivos respecto a otros países en la comercialización y han descendido los ojeos de perdices.

Las licencias

Franceses, italianos, alemanes y belgas eligen Castilla-La Mancha para cazar, que se unen a los miles de aficionados de la región y de otras comunidades autónomas. Son entre 150.000 y 160.000 las licencias de caza que se expiden cada año. Por el momento, sin licencia única. Aunque fue Castilla-La Mancha, con el anterior gobierno, una de las impulsoras de la agilización de este trámite administrativo, con la llegada del Gobierno socialista se paralizó la adhesión de la región -ahora son 8 comunidades las que lo han implantado-, al entender la Junta de Castilla-La Mancha que la región salía perdiendo económicamente. Desde el sector se espera que el problema se resuelva cuanto antes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios