El Rey participa en el minuto de silencio celebrado en la Plaza de Cataluña - EFE

La reacción del Rey ante el primer atentado de su reinado

Tras la condena y el minuto de silencio en Barcelona, Don Felipe y Doña Letizia visitarán este sábado a los heridos

MadridActualizado:

El Rey suele ser una de las primeras personas a las que se informa cuando ocurre una desgracia en España, ya sea un atentado terrorista, una catástrofe natural o un accidente masivo. Incluso, durante las vacaciones, la Jefatura del Estado dispone de un avanzado servicio de comunicaciones que mantiene al Rey en contacto con el Gobierno bajo cualquier circunstancia y a prueba de todo tipo de ataques.

[Sigue al minuto toda la información sobre el atentado de Barcelona y Cambrils]

Aunque el atentado de Barcelona ha sido el primero perpetrado en suelo español bajo su reinado, Don Felipe sabe, por su larga experiencia como Príncipe de Asturias, que en cualquier momento se puede requerir su presencia en alguna zona de España que, de pronto, se ve azotada por una tragedia, como ocurrió este jueves en Barcelona. Y Don Felipe tiene grabado a fuego el mandato de que un Rey debe estar siempre con su pueblo, pero especialmente cuando sufre.

El Monarca esperó a que le confirmaran oficialmente el alcance del atentado y, a partir de ese momento, su reacción fue inmediata y por este orden: condena, solidaridad, esperanza y cercanía. Lo primero que hizo fue difundir un mensaje a través de su cuenta de Twitter: «Son unos asesinos, simplemente unos criminales que no nos van a aterrorizar. Toda España es Barcelona. Las Ramblas volverán a ser de todos».

Esa primera reacción podía parecer insuficiente tras un atentado terrorista, pero los tiempos de la Jefatura del Estado no son los mismos que los de los medios de comunicación y las redes sociales. Lo cierto es que la Casa del Rey no anunció que Don Felipe acudiría este viernes a la plaza de Cataluña en Barcelona hasta las 00,47 horas de este mismo día. Minutos antes, había terminado la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la prensa. Existen unas normas no escritas, según las cuales la Jefatura del Estado suele esperar a que el Gobierno cumpla su trabajo para no interferir. Ambas instituciones deben actuar con lealtad, pero nunca entrar en competencia, y menos en un terreno tan sensible como el del sufrimiento.

Una hora antes de que Don Felipe trasladara a los barceloneses el apoyo y la solidaridad de todos los españoles, Zarzuela anunció que los Reyes visitarán este sábado en los hospitales a los heridos del atentado.

Desgraciadamente, la experiencia de los Reyes en tragedias colectivas es muy amplia. La última vez que Don Felipe y Doña Letizia interrumpieron sus vacaciones como consecuencia de una tragedia fue en agosto de 2008, tras el accidente de aviación de Spanair, en el que murieron 154 personas. También tras los atentados del 11-M en Madrid y tras el accidente ferroviario de Santiago de Compostela, los entonces Príncipes de Asturias estuvieron visitando a los heridos y llevando palabras de ánimo a los familiares de las víctimas.

En marzo de 2015, anularon la primera visita de Estado de su reinado, a Francia, nada más llegar a París y regresaron a Madrid, después de que un piloto estrellara intencionadamente el avión en Los Alpes. En el avión, que cubría la línea de Barcelona a Dusseldorf, viajaban 50 españoles.

También el Rey Don Juan Carlos, que se encontraba compitiendo en la regata de las Islas Atlánticas en la localidad pontevedresa de San Vicente del Mar, decidió suspender este viernes su participación en la competición náutica, junto al resto de los armadores de la clase 6M, en señal de duelo por el brutal atentado de Barcelona. Toda la flota expresó su solidaridad y total apoyo a las víctimas y sus familiares en estos momentos tan difíciles.