Helmut Khol y Uwe Barschel
Helmut Khol y Uwe Barschel - ABC

Los oscuros últimos días con vida de Uwe Barschel en Canarias

El primer ministro alemán pudo ser envenenado en Gran Canaria para morir en Ginebra. Un ex agente del Mossad apunta que estaba implicado en tráfico de armas. La familia pide, cuando se ahora se cumplen 30 años del caso, que se llegue hasta el final. Estaba llamado a ser el sucesor de Helmut Khol

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Es uno de los asuntos más oscuros y desconocidos sobre los intereses alemanes en Gran Canaria: La muerte del primer ministro de Shleswig-Holstein, Uwe Barschel. La trama tiene ingredientes como el supuesto espionaje político desde su partido, CDU, al socialdemócrata PSD, el Mossad, la Stasi y el tráfico de armas. Hasta un agente secreto alemán que luchaba contra el separatista canario Antonio Cubillo. Uwe Barschel, era el delfín de Helmut Kohl, fallecido este verano. Así lo contaba ABC en 1987.

El dirigente de la CDU estuvo en Gran Canaria descansando. Pero sus intereses irían más allá de los vacacionales. Conocía a la perfección la presencia de capital alemán en sectores estratégicos de las islas. Y la importancia de Canarias para triangular armamento con Sudáfrica e Irán.

Uwe Barschel salió de la isla rumbo a Alemania para defenderse de su partido. Antes hizo escala en Ginebra, donde muere envenendo. Eso es lo que han teorizado investigadores especializados consultados por ABC al cumplirse 30 años de la muerte del líder democristiano alemán.

Su cuerpo se encontró en agua tibia en una bañera de un hotel de la capital suiza. El caso se mantiene clasificado como secreto por las autoridades alemanas y la familia denuncia el bloqueo de avances en la investigación por parte de la Justicia desde hace 30 años.

El sucesor de Khol

Según el sumario 05Js33247/87, oficialmente, se induce a pensar que el fallecimiento fue por un suicidio; pero nada concreto. Un ex agente de Mossad, el servicio secreto de Israel, apunta que fue su organización. Barschel vino a Gran Canaria para preparar su defensa porque en Alemania se le había acusado de espiar a sus contrincantes del PSD. Una denuncia de su jefe de gabinete, que pudo ser sobornado.

En Gran Canaria, antes de marcharse a Ginebra, ciudad en la que iba a mantener un encuentro con un informante sobre diversos asuntos de corrupción de CDU, estuvo con empresarios en Monte León, la lujosa zona turística de Maspalomas donde reside, entre otros, el compositor alemán Justus Franzt, que le conocía.

Tras la muerte de Barschel, uno de los detectives implicados en el caso, Stefan Rüdell, se suicidó semanas después con una pistola que había robado a un policía. El viceministro alemán del Interior de Schleswig-Holstein, Hans Joachim Knack, el hombre que podría aclarar la cuestión del espionaje del CDU al PSD, murió en su despacho de un infarto a los 65 años de edad.

Medicación

Los ataques políticos en Alemania a Uwe Barschel le tenían muy tenso en aquellos días. O.R. Jessen habló con un empleado del complejo Bahía Feliz para que llamase al médico Manuel Ferreres Giménez. Ferreres, consultado por ABC, confirma que le prescribió Noctamid porque tenía problemas de sueño.

La farmacia de la que procede la medicación de Barschel es de Mahmoud Hussein Dib El-Hussein, ubicada junto al recinto Águila Playa, al lado de su hotel. El dirigente alemán pidió más dosis de las recetadas y el farmacéutico se negó a hacerlo.

Barschel quería volar a Zurich. Pero no había vuelo. Entonces optó por volar a Ginebra. Desde ahí, a Hamburgo. Pero él necesitaba esa escala previa para disponer de cierta documentación con la que iría a saltar por los aires su propio partido, al que acusaba de traicionarle. Desde Bahía Feliz mandó dos télex. Uno a su secretaria y otro un líder de CDU.

Aceleró los planes de salida de la isla para dar explicaciones en Alemania. Un conductor, José Chil Valido, lleva el mediodía del 10 de octubre al dirigente alemán a la sede de la agencia de viajes Kuoni en la calle Franchi Roca, en la ciudad de Las Palmas, que gestiona Björn Rustad, un empleado. Rustad le ofrece Ginebra porque a Zurich no hay plazas. A pesar de múltiples intentos, finalmente vuela a Ginebra.

En Alemania no sabrían que Uwe Barschel se desplaza finalmente a Ginebra. En el mismo avión figuran como pasajeros del agente Werner Mauss y su esposa Ida. El piloto, Dieter Bürscher, declara la presencia de un pasajero libanés amigo de Mauss.

En Ginebra, dirigente político alemán y agente secreto radicado en Gran Canaria se alojan en hoteles diferentes. Uno en Beau-Rivage y la pareja en Le Richemond. Coincidencias del sinistro suceso. Uwe Barschel murió esa noche en el hotel. La tesis del suicidio no le encaja a los amigos que tenía en la isla. De hecho, tenía planes de descasar algunas semanas después en San Mateo (Gran Canaria) a su regreso.