Canarias

El industrial turístico John Palmer estuvo 16 años vigilado por la inteligencia británica en Canarias

Asesinado el año pasado y residente en Tenerife, era una de las mayores fortunas privadas del Reino Unido, valorada en 600 millones de euros

Jonh Palmer, escoltado antes de fallecer por disparos en su casa
Jonh Palmer, escoltado antes de fallecer por disparos en su casa - DM
R.L.P. - @ABC_Canarias Laspalmas De Gran Canaria - Actualizado: Guardado en: Canarias

John Palmer, el empresario británico del negocio turístico vinculado a diversas operaciones judiciales desarrolladas en el sur de Tenerife y de Gran Canaria, fue seguido por la inteligencia británica en Canarias los últimos 16 años de su vida. Palmer, que construyó un imperio empresarial en Tenerife, murió asesinado a los 64 años de edad en julio del pasado año. Existe la teoría de haber coqueteado con el negocio del uranio ilegal procedente de Rusia.

De acuerdo con un reportaje que este lunes emite BBC, un ex oficial de inteligencia del Reino Unido, ya retirado, admite que Palmer estaba bajo vigilancia durante 16 años hasta su muerte, que el empresario británico lo sabía y que existía un operativo de seguimiento especial a las actividades en las islas del acusado de ser autor intelectual del robo a mano armada de 3.500 kilos de oro llevado a cabo en el aeropuerto de Heathrow en 1983.

Conocido como John 'Goldfinger' Palmer, estaba acusado en España de múltiples delitos surgidos a través del turismo vacacional de tiempo compartido por valor de decenas de millones de euros. Tuvo un especial seguimiento de sus operaciones en Canarias desde 1999, de acuerdo con un reportaje que se emite este lunes BBC y al que ha tenido acceso parcial ABC.

A Palmer lo mataron en el jardín de su casa en verano de 2015. Inicialmente, se creía que era por muerte natural producto de una operación de corazón que había tenido. Pero los orificios diminutos de heridas producidas por arma de fuego llevó a la policía británica decir: "El asesinato de Palmer tenía todas las características de un golpe profesional". Había obtenido la libertad provisional tras abonar 50 millones de euros de fianza.

En el momento de su muerte, Palmer debía comparecer ante las autoridades judiciales españolas para explicar sus interés por las armas de fuego y presunto lavado de dinero. En marzo de 2015, murió en Tailandia por infarto un socio suyo de las operaciones de Tenerife.

La BBC ha descubierto que un equipo estaba vigilando Palmer desde 1999. En 2001 el entonces juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ordenó la detención de 11 personas de su entorno por la misma actividad y otros delitos, entre ellos la extorsión.

La pareja de Palmer, Christina Ketley, ha adquirido hace pocas fechas el yate de Palmer por algo más de 74.000 euros. El yate estaba valorado en unos 7 millones de euros, según informó el pasado fin de semana The Times. El barco se suponía que estaba embargado para pagar a las víctimas de estafas de turismo de alojamientos de tiempo compartido de Tenerife, más de 17.000 víctimas. Las autoridades británicas rastrean su patrimonio para indemnizar a los estafados.

La Audiencia Nacional lo acusaba de ser el máximo responsable de una organización criminal que operaba en Tenerife dedicada a estafas relacionadas con propiedad compartida, blanqueo de capitales, falsificación de tarjetas de crédito y su uso fraudulento y amenazas.

Además, a su organización se le atribuyó delitos contra la integridad física y libertad de las personas, corrupción de funcionarios públicos, falsificación de pasaportes, tráfico de drogas y depósito-tenencia de armas de fuego.

Palmer se afincó en Tenerife en 1985 y desde esta isla dirigía y controlaba una organización criminal de ámbito internacional con la que había obtenido unos beneficios económicos tan elevados que le permitieron erigirse como una de las mayores fortunas privadas del Reino Unido, valorada en unos 600 millones de euros.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios