Canarias

Sira Quevedo, presunta viuda negra canaria, contó con ayuda para matar a su pareja

Daniel C. apareció muerto en mayo y la acusada seguía usando su móvil para no levantar sospechas en la familia del fallecido. No se descarta que que fuese envenenado aunque la detenida ha dicho en el juzgado que fue de un golpe

El día que encontraron el cuerpo de la víctima, el pasado mes de mayo, en Gran Canaria
El día que encontraron el cuerpo de la víctima, el pasado mes de mayo, en Gran Canaria - Alejandro Ramos
R.L.P. - @ABC_Canarias Las Palmas De Gran Canaria - Actualizado: Guardado en: Canarias

Sira Quevedo Núñez, de 33 años y nacionalidad española, detenida por ser supuesta autora de los delitos de homicidio, robo con fuerza y estafa, tras causar la muerte de su pareja, Daniel, y cuyo cadáver se encontró flotando en la capital grancanaria en mayo, contó con ayuda externa para proceder a lanzarlo al agua.

La mujer, detenida en la plaza de Neptuno de Las Vegas, en Corvera, Asturias, ha pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 6 de Las Palmas de Gran Canaria, que dirige la llamada 'Operación Isleta'. Esos días cumple su primer fin de semana sin libertad.

La mujer pidió dinero a la familia del fallecido, que pudo ser identificado por estar tatuado. De acuerdo con Canarias 7 este domingo, la mujer habría simulado estar embarazada. Sira Quevedo, que podría ser comercial del sector cosmética y abandonó Canarias rumbo a la Península hace 90 días, ha declarado ante las autoridades judiciales en Las Palmas capital que Daniel C. pudo morir de un golpe en un baño de la casa que compartían.

Sin embargo, los agentes están pendientes de un detalle: Un análisis toxicológico del fallecido. Y es que no se descarta que el fallecido acabara en el mar después de ser presuntamente envenenado. De acuerdo con Canarias 7 se barajan dos cómplices en el homicidio.

Todo comenzó el 13 de mayo. Un hombre sin vida y de mediana edad se encontró flotando a pocos metros de la orilla en El Confital. El cuerpo fue recuperado por efectivos del Cuerpo de Bomberos y agentes del Grupo de Especialistas de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil.

A partir de ahí, los agentes comenzaron a cruzar datos y fechas. Los guardias civiles teorizaron sobre la corriente marina y otras posibilidades. Todos los detalles eran pocos porque el cuerpo estaba bastante estropeado por la acción del mar. Era imposible identificarlo. Una vez más, la tradicional colaboración de los ciudadanos ayudó a los agentes el pasado mes de junio. Se indentificó a la víctima.

Tras empezar la investigación, los agentes detectan algo extraño. El teléfono móvil del fallecido seguía funcionando. Y su cuenta bancaria, también. Experimentaba movimientos bancarios. La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil estableció un dispositivo de rastreo e identificó a quien tenía el teléfono móvil de fallecido en funcionamiento y quien manejaba su patrimonio: La pareja del muerto.

Ella empleaba el móvil. Los sistemas de mensajería originan que la gente escriba más y hable poco. Por eso, el móvil permitía a la detenida hacer ver a los familiares del fallecido que estaba vivo. Que se encontraba bien, que todo era perfecto y que hacía vida normal. Que se encontraba embarazada y con planes de futuro en pareja.

Respondería a mensajes. Entablaba conversación con familiares, amigos y conocidos. Todo era normal; pero la gente no sabía que hablaba con la pareja sentimental, "con la presunta intención de hacer creer a la familia que aquel estaba en buen estado de salud", explica a ABC la Guardia Civil.

La detenida, además de hacerse pasar por el fallecido por teléfono, empleó su dinero con tarjeta bancaria. La Guardia Civil pudo saber que, previamente, vendió el vehículo de su entonces pareja manipulando la documentación del coche.

El uso del móvil y tarjeta de crédito fueron los primeros datos para localizar a la mujer del ahogado en Las Palmas de Gran Canaria. Y la encontraron en Asturias. Hasta Gijón se trasladaron los agentes de la Guardia Civil a fin de localizar en Corvera a S.M.Q.N. La Operación Isleta abierta. No se descartan nuevas detenciones. Se investiga si la detenida tuvo algún tipo de apoyo externo y otros datos que la Guardia Civil no ha desvelado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios