Los empresarios de Gran Canaria apuntan a Airbnb como un seguro por si baja la demanda hotelera

El Círculo de Empresarios destaca que restringir este modelo tendría «efectos fatales» para la economía de las islas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria, que preside el hotelero Mario Romero Mur, ha defendido este jueves el alquiler vacacional con formatos como Airbnb porque, si aumenta la demanda de otros destinos competidores, representaría un seguro de llegada de efectivos a las islas.

El turismo genera en las islas más de 250.000 los puestos de trabajo. Cerca de un 48% más que en el mismo trimestre de 2009. En Tenerife, la patronal del sector está en contra y en Gran Canaria a favor. Antes existía unanimidad en contra.

Para el Círculo de Empresarios, que agrupa a las mayores fortunas de las islas, el alquiler vacacional no es tóxico para el mercado y representa: «una oferta turística diferente a la hotelera y la extrahotelera y un modelo de negocio que ha venido para quedarse y que debe coexistir con otros, como los establecimientos tradicionales».

Para esta organización, plataformas como Airbnb, deben «contar» con «un marco legal adecuado, una supervisión suficiente y una fiscalidad coherente que evite la economía sumergida», indica un comunicado remitido este jueves.

A su juicio, «llevamos años con un marco legal intervencionista y alejado de la realidad que nos ha llevado a la situación actual», y es necesario «un marco legal y fiscal acorde, que evite el deterioro del valor de las propiedades y que permita la coexistencia de distintos modelos de negocio».

«Populismos»

Los empresarios grancanarios abogan también por un nuevo marco que contemple alternativas a los inversores y que asegure la redistribución de la riqueza.

Para el Círculo de Empresarios de Gran Canaria «la turismofobia que ha calado en otras comunidades, promovida en parte por algunos ayuntamientos de corte populista, constituiría una peligrosa noticia en las islas».

Asimismo, recuerda que «el turismo representa más del 30% de nuestro PIB y ocupa apenas el 3% de suelo» y ha constituido un pilar imprescindible del desarrollo y de la distribución de la riqueza.