Mario Rodríguez, Dezcallar y, el alcalde de Las Palmas, de soslayo, leyendo las notas del exdirector del CNI
Mario Rodríguez, Dezcallar y, el alcalde de Las Palmas, de soslayo, leyendo las notas del exdirector del CNI - ABC

Dezcallar, ex director del CNI, apunta que la crisis de Cataluña evidencia lo que es un «mundo multipolar»

Afirma en la capital grancanaria que el Daesh es «una idea que sigue viva y que tiene dinero a su disposición» para nuevos ataques terroristas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El que fuese embajador y director del CNI, Jorge Dezcallar, afirmó este jueves en la capital grancanaria que situaciones en el mundo como el proceso secesionista de Cataluña «parecen dibujar un horizonte cada vez con más barreras, en el que se privilegia el nacionalismo de los territorios».

El exjefe de los servicios secretos españoles, de visita en Canarias para mantener un encuentro con empresarios, afirmó que «todo indica a que vamos hacia un mundo multipolar, con países y grupos de países enfrentados entre sí, con barreras proteccionistas, medidas antiinmigración e instituciones internacionales de resolución de conflictos debilitadas».

Acerca del terrorismo del Daesh, agregó que «estamos ante una idea que sigue viva y que tiene dinero a su disposición» y adviritió que podrían intentar buscar nuevos atentados «que demuestren que no están derrotados y devuelvan la moral a su partidarios». A su juicio, los terroristas del Daesh han ido pasando a formar pequeños grupos que se mueven por Extremo Oriente y Sahel desde Sudán hasta Mauritania.

China, Rusia y Cortea del Norte

Jorge Dezcallar detalló la que política exterior de Estados Unidos de renunciar a un mayor peso en la toma de decisones va a permitir un avance de la influencia de China y Rusia. De China, afirmó que «sueña con un futuro G-2 en el que el mundo esté dirigido por ella».

Agregó que Rusia «no tiene la estatura internacional que pretende a pesar de ser una potencia nuclear y tener derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU». Sin embargo, con China ambas potencias se aproximarán para limitar el poder de Occidente en el mundo.

Sobre Corea del Norte, explicó que «el conflicto exige una solución diplomática que pasa por doblegar a Pyonyang aumentando las sanciones internacionales» y que “ahí la llave la tiene China, para la que hay límites a esta política porque no quiere el derrumbe del régimen norcoreano».

Dezcallar consideró que en Corea del Norte existe en estos momentos «imposibilidad de asegurar la destrucción de todo su arsenal de una tacada hace que el riesgo de represalias sobre países cercanos como Corea del Sur o Japón sea intolerable» dijo.