Vista aérea de Ibiza
Vista aérea de Ibiza

Una joven británica paga 3.500 euros para reservar en Ibiza una villa de lujo que en realidad no existe

La víctima de la estafa tenía previsto pasar su futura luna de miel en la finca que había escogido a través de un portal de alquiler vacacional

Palma de MallorcaActualizado:

Una joven británica que tiene previsto casarse en septiembre de este año reservó recientemente, a través de un portal de alquiler vacacional, una villa de lujo en Ibiza para poder disfrutar en dicha finca de su futura luna de miel durante cinco días, entre el 9 y el 14 de septiembre. La joven pagó por adelantado 3.000 libras —casi 3.500 euros— para hacer efectiva la reserva, pero poco después de haber hecho la transferencia bancaria descubrió que había sido víctima de una estafa, pues la citada villa de lujo en realidad no existe.

La víctima de este timo, Daizie Kerr, de 27 años de edad, ha contado ahora su triste experiencia en su perfil de Facebook, según publicó ayer el diario británico «Daily Mail». La joven nació en la localidad inglesa de Retford, si bien en la actualidad vive en Australia, en donde trabaja como peluquera. Su prometido es Thomas Myers, también de 27 años de edad, soldador de profesión.

Al parecer, cuando Daizie se puso en contacto por vez primera con el «dueño» de la mansión para hacer la reserva, a través de Internet, el hombre le dijo que al reservar con tanta antelación podría hacerle un descuento. La joven hizo la transferencia por la cantidad finalmente acordada, 3.000 libras, y ya no volvió a recibir ningún mensaje del «propietario». Poco después, el portal de alquiler vacacional en el que había aparecido la oferta, HomeAway, comunicó a la joven que creía que el anuncio era una estafa.

Una transferencia bancaria

«Sé que la gente no siempre es tan estúpida como yo, pero sólo quería recordarle a la gente que siempre sea precavida», escribió Daizie el pasado 13 de abril en su perfil de Facebook. La joven también explicó que al principio todo parecía estar bien. Así, envió al hombre un correo electrónico haciendo referencia al descuento previsto y minutos más tarde recibió una solicitud de reserva de lo que ella creía que era el propio portal HomeAway. «El correo electrónico parecía legítimo», señaló Daizie en Facebook.

Después de aquel primer contacto, el «dueño» de la finca le facilitó a la joven un número de cuenta bancaria para transferir allí el dinero. «Me mantuve en contacto con el propietario, que fue muy útil y se comunicó bien», recordaba Daizie. Una vez hecho el abono por las 3.000 libras estipuladas, la mujer volvió a escribir a su contacto para confirmar que había llegado bien el pago, pero ya no recibió ninguna respuesta.

«Al día siguiente, recibí un correo electrónico de HomeAway que decía que creían que un anuncio era falso y que si habíamos hecho alguna reserva», indicó la joven en su escrito publicado en Facebook. El citado portal vacacional explicó a Daizie que no se deberían hacer pagos fuera de su sitio web. «Sin embargo, mi correo electrónico falso se parecía a su sitio web, así que no pensé nada al respecto», aclaró la víctima. HomeAway también le explicó que «no hay nada que puedan hacer».

Investigación policial

Una vez comunicada la estafa a la Policía, Daizie comentó en su escrito de Facebook que los investigadores empezarán a ocuparse del asunto dentro de unas semanas. «Debido a que el dinero había salido del banco ya no podían hacer nada y el banco español no podía hacer nada sin una carta policial, que no recibirán hasta que abran el caso», aclaró. «Ahora tenemos que tratar de reemplazar ese dinero para pagar nuestra boda porque fui estúpida», lamentó la joven a modo de conclusión.

En declaraciones al «Daily Mail», Daizie explicó ayer que, pese a todo lo ocurrido, se mantiene el futuro viaje programado a la isla pitiusa para septiembre. «Todavía vamos a Ibiza porque ya habíamos reservado los vuelos, y también lo habían hecho nuestros amigos, pero ahora será más bien una fiesta fría».

«Íbamos a cancelar la boda después de que mi compañero se hubiera caído de su bicicleta, pero ya es demasiado tarde, ya que muchos han pagado por los vuelos y los hoteles por venir», añadió la joven al rotativo inglés, para concluir: «Sólo estamos tratando de encontrar formas más sanas de hacerlo bien y nos mantenemos positivos».