Fotografía de archivo de un agente de Policía en Plama de Mallorca
Fotografía de archivo de un agente de Policía en Plama de Mallorca - ÁNGEL DE ANTONIO

Detenidas en Palma cuatro personas por intentar estrangular a una inquilina que no quiere irse de su piso

La víctima y su marido habían presentado ya en enero una denuncia porque los propietarios de la casa les cortaron el suministro eléctrico a pesar de que siempre han pagado las mensualidades estipuladas

PALMA DE MALLORCAActualizado:

La Policía Nacional detuvo ayer por la tarde en Palma a cuatro personas, dos mujeres y dos hombres, de nacionalidad búlgara, por el intento de estrangulamiento de una joven que no quiere irse del piso en el que, junto con su marido, vive en régimen de alquiler. El apartamento está ubicado en la barriada de Cala Major, en la actualidad una de las más degradadas socialmente de la capital balear.

Con anterioridad al suceso ocurrido este jueves, había habido ya varios incidentes previos entre los propietarios del inmueble —que son dos de los detenidos— y la citada pareja, también de origen búlgaro. Así, el pasado mes de enero la víctima, de 33 años, y su esposo denunciaron que el matrimonio que les alquiló el apartamento les había cortado el suministro eléctrico, a pesar de que siempre habían ido abonando las mensualidades estipuladas. Con esa medida de coacción, los dos propietarios de la casa querían que la joven pareja se fuera del apartamento. Finalmente, tras la mediación policial, los arredandores activaron de nuevo la luz.

Sin embargo, ayer por la tarde el piso volvía a estar otra vez sin suministro eléctrico, por lo que los arrendatarios avisaron nuevamente a la Policía. Mientras la inquilina estaba esperando la llegada de los agentes en la entrada de la vivienda, llegaron de improviso las cuatro personas ahora arrestadas. La propietaria del piso y otra mujer arrastraron a la víctima hasta una habitación, en donde la joven fue golpeada y sufrió un intento de estrangulamiento. El propietario del piso y un hombre que le acompañaba presenciaron los hechos sin detener el ataque.

Cuando los agentes llegaron a la vivienda, oyeron gritos y ruidos, por lo que entraron en la casa y pusieron fin a la agresión. La inquilina tuvo que recibir asistencia médica, si bien por suerte no había ninguna lesión grave. Por lo que respecta a los cuatro arrestados, en las próximas horas pasarán a disposición judicial.