Baleares

Armengol dice que las políticas sociales han sido una prioridad en su primer año al frente del Govern

La presidenta balear anuncia en el Debate sobre el Estado de la Comunidad que reconvertirá el antiguo Hospital de Son Dureta en un centro para enfermedades crónicas

El Rey Felipe VI, junto a Francina Armengol, presidenta de las Islas Baleares
El Rey Felipe VI, junto a Francina Armengol, presidenta de las Islas Baleares - EFE

La presidenta del Gobierno balear, la socialista Francina Armengol, ha anunciado este martes que el antiguo Hospital de Son Dureta, ubicado en Palma, será reconvertido a medio plazo en un centro especializado de atención a personas con enfermedades crónicas. Armengol ha hecho este anuncio en la primera jornada del Debate sobre el Estado de la Comunidad. Su intervención ha durado algo menos de una hora. La sesión se reanudará mañana miércoles, con la réplica de todos los grupos con representación en la Cámara autonómica.

Cabe recordar que Son Dureta fue durante décadas el centro hospitalario de referencia en Baleares. Inaugurado en 1955, cerró sus puertas de manera definitiva a mediados de 2011, unos pocos meses después de que hubiera entrado en funcionamiento el Hospital de Son Espases. Armengol ha confirmado que para la puesta en marcha de ese proyecto se destinará una partida específica para el denominado Plan Director de Son Dureta en los Presupuestos de 2017. Dicho plan «permitirá recuperar este espacio emblemático ahora en desuso y, a la vez, disponer de instalaciones propias para afrontar el futuro».

Política social

La intervención de Armengol ha estado marcada, en buena medida, por sus continuas referencias a las actuaciones de carácter social. En ese sentido, ha afirmado que el Govern que preside desde hace un año ha situado «las prioridades sociales en la agenda política». En esa misma línea, ha señalado que esa priorización en los Presupuestos «permite garantizar más justicia social y más igualdad de oportunidades».

Armengol también ha anunciado este martes que el Ejecutivo regional está «ultimando» un pacto contra la violencia de género, que prevé implicar a todas las instituciones y a toda la sociedad balear, porque, según ha recalcado, «la respuesta a esta lacra no puede continuar siendo el lamento».

Una referencia obligada en el discurso de hoy ha sido la valoración del cambio que se produjo en el Gobierno regional hace algo más de un año, cuando Armengol relevó al popular José Ramón Bauzá gracias al pacto de gobernabilidad suscrito entre el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos. Aun así, no se trata de un tripartito en sentido estricto, ya que la formación morada optó por dar sólo su apoyo exterior a Armengol y no entrar a formar parte de su Ejecutivo.

«Avanzamos desde la estabilidad, con una fórmula de Govern nueva, plural, que responde a la realidad de la calle y que se ha demostrado que funciona», ha indicado Armengol, para añadir: «A pesar de las carencias financieras, priorizamos los recursos públicos, mantenemos el equilibrio financiero y damos respuestas a la ciudadanía».

El turismo, fundamental y regulado

Con respecto al turismo, Armengol ha reiterado que su Ejecutivo arbitrará fórmulas para regular el alquiler vacacional, que hoy no ha concretado. «Se debe buscar el equilibrio para hacer compatible el desarrollo de la principal actividad económica de este país con la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía», ha señalado en relación a la sensación de saturación turística vivida este verano.

Por lo que respecta a las primeras valoraciones, la portavoz del PP en el Parlamento regional, Margalida Prohens, ha acusado a Armengol de no haber hecho unas «políticas valientes» en su primer año como presidenta. En ese sentido, ha añadido que la mandataria socialista «ha intentado no enfadar demasiado a sus socios, porque están en el aire los Presupuestos de esta Comunidad». En ese mismo sentido con respecto a las cuentas de 2017 se ha pronunciado el portavoz de Proposta per les Illes (PI), Jaume Font.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Xavier Pericay, ha afirmado que «si alguien en estos momentos está realmente impidiendo que pueda haber un Gobierno en España, esa persona es Francina Armengol, y, evidentemente, únicamente por sus intereses». Dichos intereses serían, para Pericay, «estrictamente los de su Govern y también sus intereses estrictamente personales».

La valoración de los socios de Armengol ha sido globalmente positiva, aunque con matices. Así, la portavoz de Podemos, Laura Camargo, ha pedido «un golpe de timón y una planificación para fijar el rumbo». En ese sentido, Camargo ha añadido que «queremos remar juntos, pero queremos saber hacia dónde vamos». Por su parte, la portavoz adjunta de MÉS, Margalida Capellà, ha señalado que Armengol ha sido «muy prudente» al hablar de las cuestiones que afectan al turismo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios