Tribunales

Tres monitores de un grupo Scout, imputados por homicidio imprudente

Por la muerte de una adolescente de 15 años durante una travesía nocturna en el Pirineo aragonés hace dos meses

Compañeros de la fallecida, atendidos por la Guardia Civil y psicólogos tras el accidente, el 19 de julio pasado
Compañeros de la fallecida, atendidos por la Guardia Civil y psicólogos tras el accidente, el 19 de julio pasado - ABC
R. Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

Tres monitores de un grupo Scout de Sabadell (Barcelona) han sido imputados por un presunto delito de homicidio imprudente. Así lo ha determinado la juez de Boltaña (Huesca), que instruye el caso por la muerte de una adolescente catalana de 15 años, durante una travesía nocturna por el Pirineo aragonés.

La muchacha formaba parte de un grupo de 24 scouts que, junto a tres monitores, se habían desplazado para un campamento en el Parque de Ordesa.

Pocas horas después de llegar a la zona, el 19 de julio pasado, emprendieron una travesía nocturna. El recorrido incluía un arriesgado paso por el cortado de un barranco, dotado de cadenas para que quienes transitan por allí puedan sujetarse. Fue justo en este paso en el que la muchacha se despeñó. Cayó a una altura de 15 metros y quedó sobre el barranco.

La joven estaba con vida, pero con politraumatismos que, horas después, le provocaron la muerte. Aparentemente, según declararon en su momento varios testigos presenciales, la muchacha estaba consciente, hablaba correctamente y se creyó que solo se había fracturado una pierna.

Dos monitores tuvieron que andar durante horas en busca de un punto en el que tuvieran cobertura telefónica. El accidente se había producido a las 23.30 horas, pero pasaron más de tres horas hasta que pudieron contactar con el servicio autonómico de emergencias del 112. La grabación de la conversación con el 112 ha sido recabada por la juez que instruye el caso.

Ante los datos que aportaron los monitores al servicio de emergencias, éste determinó que se activara el rescate y se consideró lo más oportuno esperar a las primeras luces del día para que un helicóptero de la Guardia Civil llegara a la zona para trasladar a la muchacha. Sin embargo, la joven falleció durante la noche.

Como avanzó ABC tras producirse este accidente, fuentes jurídicas apuntaban a que era probable que el caso pudiera sustanciarse como homicidio imprudente. La juez así lo ha determinado tras recopilar informes de la Guardia Civil, la declaración de los monitores y de otros menores que formaban parte del campamento, y los datos recabados en el Gobierno aragonés, que ya en su momento indicó que dicho campamento no contaba con todos los permisos para esa actividad.

Esto último, unido a que la juez ha visto indicios de que el grupo no contaba con personal suficientemente experto en alta montaña para un actividad de riesgo como esa travesía nocturna, ha conducido a la imputación de los tres monitores y la inclusión en la causa del propio grupo Scout Xaloc de Sabadell.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios