Tribunales

Seis años de reclusión para el joven que mató a un guardia civil en Barbastro

Arrastró con su coche al agente durante casi medio kilómetro para saltarse un control: no tenía carné y conducía drogado

Imagen del funeral por el guardia civil José Antonio Pérez
Imagen del funeral por el guardia civil José Antonio Pérez - Efe
Roberto Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El joven que mató a un guardia civil de Tráfico en Barbastro (Huesca) al arrastrar su cuerpo a lo largo de casi medio kilómetro ha sido condenado a seis años de internamiento en un centro de menores y a otros cuatro de libertad vigilada. Ha sido juzgado por la Ley del Menor, porque cuando cometió el homicidio le faltaban tres meses para cumplir los 18 años de edad.

Abraham Giménez conducía el coche que, en la tarde del 4 de marzo de 2016, atrapó a un agente de Tráfico y aceleró de forma brusca y continuada a lo largo de 466,66 metros, según ha constatado la sentencia condenatoria.

El agente José Antonio Pérez formaba parte de un dispositivo de control viario de alcohol y drogas. El vehículo que conducía el entonces menor de edad paró fugazmente. Cuando el guardia civil introdujo sus brazos a través de la ventanilla aceleró y emprendió una temeraria huida arrastrando con él al agente.

Tras colisionar con una bionda y contra otro vehículo, el cuerpo del guardia civil quedó tendido sobre el asfalto, mortalmente herido. Sufrió traumatismo torácico y abdominal.

Abraham Giménez fue detenido al día siguiente. Según se desveló en el atestado, conducía sin carné y bajo la influencia de estupefacientes. El coche se lo había cogido a su padre y en él viajaban también su novia -otra menor de edad con la que el ahora condenado tiene un hijo- y dos amigos más, un chico y una chica igualmente menores.

Aunque las acusaciones habían pedido que también los otros tres ocupantes del vehículo fueran condenados por cooperación y complicidad en lo ocurrido, finalmente el Juzgado de Menores de Huesca les ha declarado inocentes al entender que no fueron responsables del homicidio.

Abraham Giménez, sin embargo, ha sido condenado a seis años de internamiento en régimen cerrado en un centro de menores, a cuatro más de libertad vigilada y a dos años de privación del derecho a obtener permiso de conducir vehículos a motor.

A esta condena hay que restar el tiempo que ya ha estado internado en el centro de menores de Juslibol (Zaragoza), los ocho meses transcurridos desde que fue detenido hasta que se ha dictado la sentencia.

Se le considera culpable de un delito de homicidio agravado, de otro delito de lesiones, de un delito de conducción temeraria con manifiesto desprecio a la vida de los demás, de otros dos delitos leves de lesiones y de uno más de conducción sin permiso.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios