Albert Rivera, durante un mitin en Teruel, este miércoles
Albert Rivera, durante un mitin en Teruel, este miércoles - Efe
Política

Rivera corteja a los pueblos con la mirada puesta en La Moncloa: «son tan importantes como Madrid»

El líder de Cs certifica la estrategia de su partido para intentar copar alcaldías y diputaciones en 2019

Actualizado:

«El último pueblo de Teruel es tan español y tan importante como el Paseo de la Castellana de Madrid». La proclama la ha lanzado en las últimas horas el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en tierras aragonesas. Primero en Teruel y luego en Zaragoza, Rivera ha certificado con intervenciones públicas la estrategia en la que está lanzado su partido para intentar copar alcaldías y diputaciones en las elecciones municipales que tendrán lugar en 2019.

Falta menos de año y medio para esa cita con las urnas, y Cs ha empezado el año con su maquinaria lanzada en busca de candidaturas en el mayor número de municipios posible. Aragón es un ejemplo. La Comunidad Valenciana, otro. Son solo dos botones de muestra de una estrategia que, indican fuentes de Cs, trata de resolver dos objetivos. El primero, el inmediato, extender la presencia de Cs al mapa municipal, su gran reto de expansión, del que deriva directamente el mayor o menor poder que cada partido logra en las diputaciones provinciales -instituciones, por cierto, que Cs propugna suprimir-. Y el segundo objetivo, que esa expansión en el panorama municipal contribuya a lanzar al partido hacia las próximas elecciones generales.

Rivera se ha sumado a quienes enarbolan la bandera de la despoblación y se ha comprometido a impulsar un plan de lucha contra el avance del desierto demográficoen las áreas rurales.

Batalla electoral, provincia a provincia

La arraigada implantación del PP y del PSOE en el medio rural actúa como barrera de resistencia al avance de Cs en el territorio. Y el partido de Rivera es consciente de que, para competir por La Moncloa, ese escenario rural también es clave, dado el reparto de escaños que se da en las circunscripciones provinciales.

En las elecciones de 2016, los seis escaños en el Congreso que Cs obtuvo en Madrid contrastaron con el solitario diputado que logró en Aragón -donde entre las tres provincias hay 13 escaños en liza-. En Castilla-La Mancha no logró ni uno, una región dominada por circunsripciones provinciales de pequeño tamaño, cada una con pocos escaños en juego que, hasta ahora, han acostumbrado a copar los grandes partidos.

«Captar talento»

La estrategia de Cs por cerrar el mayor número de candidaturas en el medio rural va en paralelo a la búsqueda de candidatos y afiliados con los que extender también sus recursos humanos. Rivera no ha ocultado esta tarea y ha reconocido que están embarcados en una campaña para «captar talento» a pie de calle, para incorporar perfiles al partido que contribuyan a lanzar sus candidaturas y su presencia territorial e institucional.

A esto se ha referido Albert Rivera en Zaragoza este jueves, durante su intervención en los desayunos informativos de Heraldo de Aragón, en el que ha presentado a su partido como la gran alternativa para acabar con el bipartidismo de PP y PSOE. Da por amortizado al Gobierno de Rajoy: «es un alegislatura de transición, sin mayoría absoluta, con un Gobierno lastrado por los casos de corrupción y un PSOE acomplejado», ha dicho Rivera.

El líder de Cs ha afirmado que su objetivo es ganar en las urnas «construir un Gobierno limpio y fuerte» y liderar «un proyecto de reagrupación de los españoles en torno al centro», que haga frente a los «auténticos adversarios» del país: «el independentismo y el populismo».