El alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda (PP), ante la Colegiata de Santa María
El alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda (PP), ante la Colegiata de Santa María - Fabián Simón
Cultura

El rifirrafe por la restauración de la Colegiata de Santa María de Calatayud salpica al Gobierno

Ante la controversia con el PP, el PSOE fuerza al Ejecutivo central a explicarse ante el Congreso de los Diputados

ZaragozaActualizado:

El rifirrafe entre PP y PSOE a vueltas con la pérdida de fondos para la restauración de la Colegiata de Santa María de Calatayud ha acabado salpicando al Gobierno de Rajoy. Éste tendrá que explicarse, por escrito, después de que el PSOE haya presentado una batería de preguntas para que el Ejecutivo central aclare diversos aspectos.

El PSOE acusó al gobierno municipal del PP de errar en las solicitudes de subvención, de haber elegido vías equivocadas para recabar fondos con los que acometer la restauración de la Colegiata de Santa María y, como consecuencia de ello, de haberse topado con la negativa del Estado y de haber perdido un dinero público que se podía haber destinado a otros proyectos de restauración de bienes municipales. Por su parte, el alcalde bilbilitano, José Manuel Aranda, ha argumentado que la colegiata de Santa María cuenta con vías de financiación al margen de la que se solicitó -sin éxito alguno- al amparo del 1,5% Cultural que gestiona el Estado.

Ahora, ante la controversia, el PSOE quiere que sea el Gobierno central el que clarifique diversos extremos. Entre ellos, que determine los efectos prácticos del documento que firmó el Ayuntamiento con el Obispado de Tarazona en diciembre de 2014. En él, la Diócesis se compromete a autorizar en beneficio del Ayuntamiento el uso sociocultural y turístico del templo, siempre que éste sea compatible con el uso religioso del mismo.

Ese documento se firmó a modo de cesión temporal de la colegiata al Ayuntamiento bilbilitano para usos socioculturales, a fin de que con eso fuera suficiente para salvar el requisito que establece la normativa estatal de los fondos del 1,5% cultura: que han de ser invertidos en bienes propiedad de las administraciones públicas.

Dado que el Gobierno central denegó las ayudas solicitdas por el Ayuntamiento para restaurar la Colegiata al amparo de esos fondos del 1,5% cultural, el PSOE ha pedido ante el Congreso que el Ejecutivo diga si aquel documento firmado entre el Ayuntamiento y la Diócesis es suficiente para obtener ayudas del 1,5% cultural destinadas a restaurar la colegiata de Santa María.

La pregunta ha sido planteada por la diputada zaragozana Susana Sumelzo, junto a otras cuestiones como si el Ayuntamiento de Calatayud hizo llegar en tiempo y forma al Gobierno aquel documento de uso compartido que firmó con la Diócesis de Tarazona en diciembre de 2014. Asimismo, pide que se diga si se ha cedido el uso de este tempolo al Ministerio de Fomento o al Ayuntamietno de Caltayud para su uso sociocultural y turístico compatible con el eclesial. Y se reclama igualmente que el Gobierno aclare «qué tramitación administrativa se realizó por el Ministerio de Fomento para la redacción, aprobación y autorización» del «protocolo general» que firmó en su día con el Ayuntamiento de Calatayud y el Obispado de Tarazona para impulsar la restauración de la Colegiata de Santa María.

Todo esto se produce en medio de una serie de retrasos y demoras que han hecho incumplir el calendario prometido en varias ocasiones para la reapertura de la Colegiata de Santa María. Así, por ejemplo, las inversiones prometidas para el bienio 2017-2018 se han recortado a la mitad: se prometieron 1,9 millones de euros para estos dos años, y al final la cifra quedará en unos 950.000 euros, según la propia documentación oficial que recogen los Presupuestos del Estado del presente año. Para ver el resto del dinero habrá que esperar, como mínimo, dos años más.

Así las cosas, el plazo para la ansiada reapertura de la Colegiata de Santa María está totalmente en el aire. Más aún después de que el plan de inversiones se haya recortado y dilatado como mínimo hasta el año 2020.