Política

El rifirrafe judicial entre el alcalde de Calatayud y el portavoz del PSOE, camino de acabar en otra querella

El socialista Victor Ruiz considera que José Manuel Aranda (PP) ha podido prevaricar al pagarse su abogado con fondos municipales y negárselos a él

El portavoz bilbilitano del PSOE, Víctor Ruiz (izquierda), y el alcalde bilbilitano, José Manuel Aranda
El portavoz bilbilitano del PSOE, Víctor Ruiz (izquierda), y el alcalde bilbilitano, José Manuel Aranda - Fabián Simón
R. P. Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El rifirrafe judicial entablado en su día por el alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda (PP), contra el portavoz municipal del PSOE, Víctor Ruiz, lleva camino de acabar en otra querella. Ahora, por prevaricación y contra Aranda.

Ruiz considera que el alcalde ha podido prevaricar al pagarse su abogado con fondos municipales y, sin embargo, impedir que el portavoz del PSOE haga lo mismo y abone la minuta de su letrado con cargo al Ayuntamiento.

El rifirrafe se remonta al año 2014. Aranda consideró que atentaban contra su honor unas declaraciones que Ruiz había hecho en una emisora de radio local. El alcalde denunció judicialmente al portavoz del PSOE y contrató a un abogado para ejercer esas acciones.

Dos años después, aquel pleito ha quedado en nada. En primera instancia, la Justicia determinó que no había lugar a condenar a Ruiz por las declaraciones que había realizado. El alcalde recurrió, pero el resultado fue el mismo.

Pero, ahora, la disputa vuelve a estar a un paso de los tribuanales. En este caso es Víctor Ruiz el que anuncia acciones penales contra José Manuel Aranda.

Hace escasas semanas, el pasado octubre, la Junta de Gobierno Local -en la que el PP tiene mayoría- acordó que el abogado que Aranda había contratado en su fallido pleito contra Ruiz lo pagara el Ayuntamiento. El portavoz socialista criticó que los 4.800 euros del abogado contratado por José Manuel Aranda los haya pagado el Consistorio.

Poco después reclamó que, oficialmente, se identificara a los ediles que votaron a favor de aquel acuerdo, dejando entrever Ruiz que iba a estudiar acciones legales contra ellos por entender que esa decisión no se ajustaba a derecho.

Posteriormente, el portavoz socialista pidió que, al igual que Aranda había pagado la minuta de su abogado con fondos municipales, los de su letrado también fueran abonados por el Ayuntamiento. Sin embargo, la misma Junta de Gobierno Local ha rechazado la petición del portavoz municipal del PSOE.

Víctor Ruiz considera que toda esta concatenación de acuerdos puede ser constitutiva de prevaricación y critica que Aranda haya participado activamente en la adopción de estos acuerdos en la Junta de Gobierno Local. «Ni siquiera se abstuvo de votar respecto a la factura de su abogado», ha remarcado Ruiz.

El portavoz socialista afirma que está estudiando ya el inicio de acciones judiciales por estos hechos, al entender que «hay indicios de prevaricación», y apunta directamente contra el alcalde.

El alcalde defiende que todo ha sido legal

José Manuel Aranda, por su parte, se defiende asegurando que los acuerdos «se han ajustado absolutamente a la legalidad», siguiendo los trámites reglados y a partir de informes jurídicos municipales que los avalan.

«No me abstuve de votar respecto a que el Ayuntamiento pagara la minuta de mi abogado porque en ningún momento la secretaria municipal me indicó que debía abstenerme», afirma Aranda. Subraya, además, que su voto no era determinante, porque aunque él no hubiera participado en la votación el PP tenía mayoría suficiente para que ese mismo acuerdo lo hubiera adoptado la Junta de Gobierno Local en el mismo sentido.

Además, defiende que la minuta de su abogado en ese pleito la pague el Ayuntamiento porque -argumenta- se querelló contra el portavoz socialista como alcalde, y que como tal había sido criticado en las declaraciones públicas que motivaron aquel pleito. Sin embargo, esgrime que el propio Ruiz dijo, en el transcurso de las declaraciones que motivaron el litigio, que estaba hablando «a título particular».

El portavoz del PSOE ve indicios de ilegalidad

Víctor Ruiz, por su parte, sostiene que no es admisible que, «con tan solo unas semanas de diferencia, los mismos que han votado en favor del alcalde lo hagan en contra de otro miembro corporativo cuando en ambos casos concurren idénticas situaciones: gastos de abogados por el mismo pleito entre ambos cuando, además, fue el alcalde quien lo promovió contra mí y quien lo ha perdido». Y reitera que ve indicios de ilegalidad en lo ocurrido.

Asegura que él mismo había hecho saber, antes de que se votara su solicitud, que si hubieran aprobado que los gastos de su letrado también los costeaba el Ayuntamiento, inmediatamente habría renunciado a ello. «Presenté la solicitud no para que se consumara el abono, sino para comprobar qué votaban los mismos que sí habían apoyado la misma petición cuando quien la presentaba y a quien beneficiaba era al alcalde, y eso ha permitido constatar el enorme contraste en el pronunciamiento de esos ediles y del propio alcalde», afirma Víctor Ruiz.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios