La Guardia Civil desplegó un gran dispositivo en los alrededores, con francotiradores incluidos
La Guardia Civil desplegó un gran dispositivo en los alrededores, con francotiradores incluidos
Sucesos

El policía que se atrincheró en un juzgado pistola en mano estaba de baja

Se sentía acorralado por problemas personales. Tiene 58 años, está casado y estuvo destinado en Calatayud

ZaragozaActualizado:

El policía nacional que este lunes se atrincheró, armado, en el edificio de los juzgados de La Almunia de Doña Godina (Zaragoza) estaba de baja médica, pero no estaba apartado de la plantilla. Se sentía acorralado por un cúmulo de problemas personales que habian derivado también en dificultades profesionales.

La baja laboral era temporal, por lo que a todos los efectos se mantenía como miembro activo de la Policía Nacional. Casado y veterano en el Cuerpo, este hombre indicó al atrincherarse en los juzgados que tenía intención de quitarse la vida.

Armado, se desplazó hasta La Almunia de Doña Godina, zona que conocía porque, entre otras cosas, había trabajado en ella tiempo atrás. Ahora está destinado en Tudela (Navarra), pero hace unos años estuvo trabajando en la provincia de Zaragoza. Entre sus destinos profesionales figura la Comisaría de Calatayud, próxima a la localidad de La Almunia.

El policía, armado con una pistola y una navaja, hizo que todos los que estaban en el juzgado salieran de él. Quería quedarse solo y lo consiguió rápidamente. Dejó claro que no tenía intención de hacer daño a nadie y lo reiteró después, ante un gran despliegue de guardias civiles que rodearon el edificio y que, fuertemente armados, mantenían estrechamente vigilada la sede judicial de La Almunia.

En ningún momento mostró una actitud violenta, y el negociador de la Guardia Civil puso el resto. Es un negociador experimentado, destinado en la Comandancia de Zaragoza. Durante cuatro horas estuvo hablando con el policía. Le tranquilizó, le escuchó y le convenció de que la solución a sus problemas no pasaba por un episodio como el que estaba protagonizando, y menos aún quitarse la vida.

El negociador consiguió su objetivo. El hombre optó por entregarse, por salir sin oponer resistencia. Ahora se enfrentará a diligencias por un delito de desórdenes públicos que serán instruidas en el mismo juzgado de La Almunia en el que se atrincheró.