El nacionalismo catalán lleva años refiriéndose a la Corona de Aragón como «Corona catalano-aragonesa»
Educación

Polémica en Aragón por los gazapos catalanistas que salpican sus libros escolares

El Gobierno aragonés ya ha pedido la retirada de dos manuales y Cs exige que actúe la inspección educativa del Estado

ZaragozaActualizado:

En menos de una semana, el Gobierno aragonés ha tenido que reconocer que, desde hace años, el «catalanismo» ha colado falsedades históricas en libros que se utilizan como manuales escolares en Aragón. Los gazapos de corte nacionalista son idénticos en los dos casos detectados: la Corona de Aragón se sustituye por la definición inventada por el nacionalismo catalán, «Corona catalano-aragonesa».

Por ese motivo, a finales de la semana pasada, la Consejería de Educación del Gobierno aragonés, que dirige la socialista Mayte Pérez, retiró uno de esos manuales utilizados en los centros educativos de esta región, el de Literatura Universal de la editorial Casals, usado en Bachillerato.

Fue un alumno el que alertó de esa errónea denominación que se daba en el libro a la Corona de Aragón. A las autoridades educativas se les había pasado por alto. Y algo muy similar ha ocurrido ahora, cuando la Consejería de Educación ha tenido que admitir que le colaron otro libro con idéntica referencia: se habla igualmente de «Corona catalano-aragonesa» en el libro Historia de España de la editorial Santillana, que se utiliza en las clases de segundo de Bachillerato.

Todos los partidos políticos con representación en las Cortes de Aragón -PP, PSOE, Podemos, PAR, Ciudadanos, Chunta e IU- han coincidido en que ese tipo de tergiversaciones no son de recibo en manuales educativos. Pero en el caso de la oposición han cundido voces críticas contra el Gobierno regional PSOE-Chunta, por entender que nada de esto debiera suceder si el contenido de los libros de texto fueran revisados previamente por las autoridades educativas. De hecho, hasta ahora se entendía que así ocurría, pero los dos casos detectados -y no se descarta que vayan aflorando más- ponen en evidencia a la Administración educativa regional: ninguno de los dos casos fue detectado por los inspectores, sino que uno fue notificado por un alumno y otro por un instituto zaragozano.

A principios de diciembre, el Gobierno aragonés anunció que iba a activar un servicio específico para controlar las manipulaciones históricas del nacionalismo catalán, detectarlas, denunciarlas y poner especial celo en que no se produjeran en libros educativos. Se trataba de un consejo asesor que, pese a haberse anunciado, aún no se ha puesto en marcha.

Ciudadanos (Cs) considera que ese órgano de nueva creación no es necesario porque -afirma este partido- ya hay suficientes instancias oficiales encargadas de esa tarea de control. A juicio de la portavoz de Cs en las Cortes de Aragón, Susana Gaspar, el problema es que tienen que cumplir con más eficacia su cometido. En concreto, ha exigido que sea la Alta Inspección Educativa del Estado la que lidere la detección y erradicación de ese tipo de tergiversaciones históricas de corte nacionalista, ya que es una cuestión de interés nacional que afecta a varias comunidades autónomas. Y, en paralelo, Gaspar ha reclamado que la inspección educativa del Gobierno aragonés ponga más celo en ese tipo de controles, para supervisar el contenido de los libros de texto.