Tribunales

Piden 8 años para un joven que mató a un guardia civil arrastrándolo medio kilómetro

El acusado, que era menor de edad, se lo llevó por delante al huir de un control de alcohol y drogas en Barbastro (Huesca)

Imagen del funeral por el agente fallecido, José Antonio Pérez, de 54 años
Imagen del funeral por el agente fallecido, José Antonio Pérez, de 54 años - Efe
R. P. Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El menor de edad que, el pasado mes de marzo, mató a un guardia civil de Tráfico al arrastrarlo mortalmente con su coche a lo largo de medio kilómetro, se enfrenta a una pena máxima de 8 años de reclusión en un centro de menores a tenor de la petición que ha formalizado la Fiscalía.

Los hechos se produjeron el pasado mes de marzo. La Guardia Civil de Tráfico había montado un control de alcohol y drogas en una carretera de Barbastro (Huesca). Uno de los coches a los que dieron el alto resultó que era conducido por un menor de edad (17 años) y, por tanto, sin carné de conducir.

Las pruebas que se le practicaron tras ser detenido indicaron que, además, iba al volante bajo la influencia de drogas. En el mismo coche iba su mujer, también de 17 años y con la que tiene un hijo; otra muchacha de 17 años y un adolescente de 14.

Cuando se topó con el control, el menor paró el coche. Pero, cuando el agente introdujo por la ventanilla el aparato para someterlo a las pruebas, el joven arrancó bruscamente el vehículo. Los brazos del agente quedaron atrapados y fue arrastrado por el vehículo. El menor no paró y siguió su huida arrastrando mortalmente al guardia civil a lo largo de medio kilómetro.

Cuando el cuerpo del agente se desprendió del vehículo, el menor siguió la huida apresuradamente. Se accidentó con posterioridad y tanto él como sus acompañantes salieron huyendo a la carrera. Fueron detenidos poco después.

El agente fallecido, José Antonio Pérez, tenía 54 años. Era natural de Zamora, llevaba 27 años de servicio en la Guardia Civil y estaba a punto de pasar a la reserva.

El acusado tenía 17 años cuando se produjeron los hechos, pero cumplió los 18 -y, por tanto, la mayoría de edad- un par de meses después, el pasado mayo. En cualquier caso, a todos los efectos la legislación vigente establece que debe ser juzgado por la Ley de Responsabilidad Penal de Menores, dado que no había alcanzado la mayoría de edad cuando se produjo el delito. Fuentes jurídicas consultadas por ABC en aquel momento ya apuntaron que, en aplicación de dicha ley, el menor se enfrentaría a penas máximas d einternamiento en régimen cerrado de entre 8 y 10 años.

El fiscal, finalmente, ha formalizado una petición de condena de 8 años de reclusión en un centro de internamiento de menores -el acusado permanece en el que hay en Juslibol (Zaragoza)- y otros cinco de libertad vigilada.

Cuando se produjeron los hechos fueron detenidos también los otros cuatro menores que viajaban en el coche. Sin embargo, finalmente la Fiscalía considera que no fueron responsables de lo ocurrido y no pide penas contra ellos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios