Economía

Un millar de bajoaragoneses se echan a la calle para defender el empleo

Tras la marcha que este jueves tuvo lugar en Andorra (Teruel), ultiman otra que llegará a Zaragoza la próxima semana

La termica de Andorra, principal y más inmediata preocupación en la zona
La termica de Andorra, principal y más inmediata preocupación en la zona - Efe
R. P. Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

Un millar de personas participaron este jueves en la marcha nocturna convocada por los sindicatos UGT y CC.OO. para reclamar inversiones que garanticen el futuro de la central térmica de Andorra (Teruel), en defensa de la minería turolense del carbón y en reivindicación de un plan para industrializar el Bajo Aragón.

En la marcha estuvieron presentes alcaldes de la zona, representantes de los partidos políticos aragoneses, mineros y cientos de vecinos que se sumaron a esta movilización, tras la que habrá otra la próxima semana. Está programada para el viernes 25 de noviembre en la capital aragonesa, partirá de La Cartuja Baja y llegará a la sede de la Delegación del Gobierno, donde prevén entregar un documento reivindicativo al delegado, Gustavo Alcalde.

La marcha que tuvo lugar este jueves por la noche se enmarca en las movilizaciones emprendidas para exigir a Endesa que invierta en la central térmica de Andorra y, de esa forma, que garantice su futuro. De ella depende también el sostenimiento de la minería aragonesa del carbón, que lleva décadas en acusado retroceso.

Los convocantes exigen también a las administraciones central y autonómica que, además de implicarse en favor de la minería del carbón autóctono y de la central térmica de Andorra, promuevan con urgencia un plan de industrialización que permita diversificar el tejido productivo del Bajo Aragón, crear empleo y asentar población.

Los sindicatos advierten que el cierre de la térmica de Andorra sería un mazazo sin precedentes para la economía de esta localidad turolense. Algunas estimaciones sindicales apuntan a que, sin la central térmica, la población actual de Andorra -unos 8.000 habitantes- podría acabar viéndose reducida a menos de la mitad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios