Agentes especializados en delitos tecnológicos de la Guardia Civil de Zaragoza, desde donde se ha llevado a cabo la investigación
Agentes especializados en delitos tecnológicos de la Guardia Civil de Zaragoza, desde donde se ha llevado a cabo la investigación
Sucesos

Más de 50 imputados por estafar un millón de euros y blanquearlos con «bitcoins»

La banda, copada por nigerianos afincados en España, hurtaron por internet datos de decenas de tarjetas de crédito

ZaragozaActualizado:

La Guardia Civil ha dado por desarticulada una nutrida banda de estafadores que operaba a través de internet, que logró hacerse de forma fraudulenta con un millón de euros y que blanqueaba esos capitales comprando «bitcoins», moneda virtual que adquirían a través de una empresa que opera en la República Checa y en Eslovaquia.

La operación que ha permitido desarticular este grupo de estafadores ha sido realizada por el Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Guardia Civil de Zaragoza. Las pesquisas se han prolongado durante casi cinco años. Arrancaron en enero de 2013, a raíz de la denuncia interpuesta por un ciudadano que vio cómo cargaban a su tarjeta de crédito compras que él no había realizado.

En varias fases, los investigadores de la Guardia Civil han conseguido ir desmontando las diversas partes de esa banda de estafadores. En total, han sido imputadas hasta el momento 56 personas, a las que se acusa de los delitos de blanqueo de capitales, estafa, usurpación de estado civil, Descubrimiento y revelación de secretos, falsificación de documento público, Blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

El modus operandi utilizado por esta red criminal consistiría en el uso fraudulento de datos de tarjetas de crédito conseguidas por miembros de la organización de manera ilegal en internet.

La información de las tarjetas era posteriormente vendida o cedida a otros componentes de la organización que se encargarían de realizar compras fraudulentas online, usando gran cantidad de emails distintos, y utilizarían a ciudadanos africanos para la recepción de la mercancía que sería enviada a sus domicilios. Los artículos se vendían después a otros compatriotas, comercios de segunda mano o venta en el mercado negro y así conseguían dinero en efectivo.