Línea de montaje en la fábrica de Opel de Figueruelas (Zaragoza)
Línea de montaje en la fábrica de Opel de Figueruelas (Zaragoza) - Fabián Simón
Economía

La industria del automóvil genera en Aragón 25.000 empleos, y la tercera parte dependen de Opel

El sector respira con alivio tras el acuerdo alcanzado entre sindicatos y dirección de la planta de Figueruelas

ZaragozaActualizado:

Aragón respira con alivio tras un lunes frenético en el que todas las miradas estaban puestas en la planta de Opel de Figueruelas. El acuerdo alcanzado por la noche, apenas tres horas antes de que expirara el plazo marcado como ultimátum por la empresa, no solo garantiza el futuro de esta gran factoría -la mayor fábrica de Aragón- sino que tranquiliza al conjunto de la industria regional de la automoción.

De estas empresas dependen en Aragón 25.000 puestos de trabajo o, lo que es lo mismo, el 30% de todo el empleo industrial de la Comunidad. Y de esos 25.000 empleos, la tercera parte son gracias a la fábrica de Opel de Figueruelas (Zaragoza): 5.400 empleos directos, de la propia Opel, más 3.000 puestos de trabajo en empresas de componentes que dependen total o mayoritariamente de las compras que le hace esa multinacional.

Cuando General Motors aterrizó en Figueruelas, hace ahora 35 años, marcó un hito en la historia económica de la región. Desde entonces, nada ha sido igual. Se convirtió no solo en el mayor foco de actividad industrial de Aragón sino en locomotora de una industria de la automoción que proliferó al calor de ese buque insignia.

Fue el caldo de cultivo sin el que la industria automovilística no habría alcanzado la dimensión que tiene actualmente en Aragón. Con el tiempo nacieron muchas empresas que no dependen de Opel, porque no le suministran o porque la mayoría de sus ventas las hacen en otros mercados, en otros segmentos o a otros clientes. Pero todos reconocen que, sin la factoría de Opel en Figueruelas, no solo se irían al traste los fabricantes auxiliares que sí dependen de esa fábrica sino que, de una u otra forma, saldría perjudicada el conjunto de la economía aragonesa por un efecto arrastre y de imagen.

De ahí que el Clúster de Automoción de Aragón, entidad que agrupa a una gran parte de las industrias de automoción de la región, haya aplaudido con alivio el acuerdo alcanzado entre sindicatos y dirección de Opel, bajo la atenta mirada del gigante francés PSA (Peugeot-Citröen), dueño de la planta de Figueruelas -y de la marca Opel en su conjunto- desde el año pasado.

Este pacto «será la mejor forma de comenzar a sentar las bases de un futuro industrial sostenible que debemos construir entre todos para Opel», dice el comunicado emitido este martes por el Clúster de Automoción de Aragón. El pacto -indican- «recupera el espíritu constructivo y de colaboración que nos ha permitido no solo superar con éxito momentos muy difíciles, sino ubicar aquí las industrias de componentes de automoción más competitivas de toda Europa, creando riqueza y empleo estable en multitud de localidades, un gran logro industrial, labora y, sobre todo, social».

Desde las organizaciones sindicales y empresariales de Aragón, así como desde el Gobierno regional y el propio Ejecutivo central, se han sucedido durante las últimas horas declaraciones destacando la importancia del acuerdo alcanzado en Opel Figueruelas, que garantiza el funcionamiento de esta planta a pleno rendimiento durante los cinco próximos años, como mínimo.