Política

La Diputación de Zaragoza acaba con el reparto partidista de las subvenciones

Las habituales «cuotas» políticas y distribuciones discrecionales se sustituyen por un reparto matemático que irrita al PP

El presidente de la DPZ, Juan Antonio Sánchez Quero (PSOE), saludando al portavoz provincial del PP (a la izquierda de la imagen)
El presidente de la DPZ, Juan Antonio Sánchez Quero (PSOE), saludando al portavoz provincial del PP (a la izquierda de la imagen)
R. Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

La Diputación de Zaragoza (DPZ) ha decidido acabar con las tradicionales «cuotas» partidistas y los repartos discrecionales de subvenciones a los ayuntamientos. A partir de ahora, todos los fondos que se destinan anualmente a los municipios se distribuirán con una fórmula matemática que garantiza un trato idéntico para todos, sea cual sea el partido que gobierna en cada consistorio. Este nuevo modelo de reparto, sin embargo, ha irritado al PP.

Este nuevo modelo ha sido impulsado por el presidente de la DPZ, el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, quien se comprometió a acabar con los repartos discrecionales de fondos cuando tomó posesión de su cargo, en junio de 2015. Los populares, sin embargo, se quejan de que no se les haya consultado para buscar un consenso, y desde la principal alcaldía que ostenta el PP en la provinia, la de Calatayud, se ha criticado abiertamente este nuevo plan de subvenciones.

Desde hace décadas era habitual que ayuntamientos gobernados por el mismo partido que estaba al frente de la Diputación obtuviera un trato preferente en el reparto de subvenciones. A partir de ahora, esa discrecionalidad resultará legalmente imposible.

Para ello, Sánchez Quero ha impulsado una normativa específica, el Plan Unificado de Subvenciones (DPZ Plus). En él se agrupan la treintena de planes de subvenciones distintas que convocaba cada año la Diputación para los ayuntamientos. El nuevo DPZ Plus establece una fórmula matemática para repartir todos esos fondos en una única convocatoria: una cantidad fija para cada ayuntamiento, sea cual sea su tamaño; y otra más, variable, en función de su número de habitantes.

El 40% de la dotación anual del DPZ Plus se repartirá en cantidades idénticas para todos los municipios de la provincia, y el 60% se distribuirá en función de su número de habitantes -con la misma proporción para todos, a razón del último censo oficial aprobado por el Instituto Nacional de Estadística (INE)-.

Así, para el próximo año -el primero en el que se va a aplicar el nuevo DPZ Plus- se repartirán con esta metodología 50 millones de euros. Cada ayuntamiento recibirá una cantidad fija, idéntica para todos ellos, de 67.796,61 euros por municipio; y otra más, variable, de 113,074 euros por cada habitante que tenga la localidad.

Objetividad matemática en el reparto

El presidente de la Diputación de Zaragoza ha explicado a ABC que «de esta forma se consiguen dos objetivos esenciales». Por una parte, «se logra una fórmula de reparto que garantiza una financiación mínima suficiente para todo ayuntamiento, sea cual sea el tamaño del municipio, lo que es fundamental para que no queden desamparados, dispongan de recursos para garantizar la calidad de vida en las pequeñas poblaciones y se contribuya a luchar contra la despoblación, que es un auténtico problema de Estado». De otra parte -indica Sánchez Quero-, «se erradica cualquier margen de reparto discrecional y cualquier tentación de primera a municipios gobernados por uno u otro partido, una práctica que es intolerable».

Además, cada ayuntamiento sabrá a final de año de qué monto total de subvenciones de la DPZ dispondrá al siguiente. Y se establece, para todos los ayuntamientos por igual, un calendario fijo de cobro de esas ayudas.

El PP se rebela contra el nuevo modelo

El PP, sin embargo, hace días que viene desplegando una campaña política contra el PSOE por esta reforma que ha introducido en la gestión de subvenciones a ayuntamientos desde la Diputación de Zaragoza. La propia Rudi sirvió de altavoz para esas críticas el pasado fin de semana, al indicar que sus alcaldes y diputados provinciales «tienen la sensación» de que se está «vaciando de contenido» a la Diputación.

Desde la política municipal, el abanderado del PP contra Sánchez Quero por el nuevo DPZ Plus es el alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda, quien se queja de que una ciudad como la suya debería ser primada en el reparto de fondos porque presta servicios no solo para los habitantes de la ciudad sino también para otros de municipios de la zona.

Preguntado por estas críticas, Sánchez Quero ha calificado de «inaudito» que «luchar contra cualquier tentacion caciquil en el reparto de subvenciones por parte de una institución sea algo que moleste».

«El PP tendrá que explicar a los ciudadanos por qué le irrita que haya un reparto objetivo y matemático que barre cualquier discriminación por color político de uno u otro ayuntamiento», afirma el presidente de la DPZ, quien insiste en que «este tipo de reformas lo que hacen no es 'vaciar de contenido' a una institución como la Diputación de Zaragoza sino todo lo contrario, dotarla de credibilidad, de rigor y de eficacia».

Por su parte, el grupo del PP en la Diputación culpan al gobierno socialista de la DPZ de haber «roto el consenso que durante décadas ha existido en la Corporación provincial, al plantear unilateralmente este nuevo plan que supone un giro de 180 grados, sin haber contado previamente con el PP». Sin embargo, han evitado pronunciarse sobre el fondo del modelo porque -dicen- aún lo están analizando -se les presentó la semana pasada, como al resto de los grupos politicos de la DPZ, en el marco de una junta de portavoces que convocó Sánchez Quero-.

Desde el grupo del PP en la DPZ afirman que, a priori, el nuevo Plan Unificado de Subvenciones les «inquieta», que lo están estudiando y que los aspectos que entiendan «mejorables» los defenderán cuando llegue el momento.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios