Sucesos

Detenidos dos empresarios por defraudar 800.000 euros en subvenciones en Ejea

Desviaron los fondos públicos obtenidos y usaron para ello una sociedad involucrada en blanqueo de capitales

Panorámica de Ejea de los Caballeros, donde los dos acusados defraudaron subvenciones oficiales con un falso proyecto empresarial
Panorámica de Ejea de los Caballeros, donde los dos acusados defraudaron subvenciones oficiales con un falso proyecto empresarial
Efe Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

Dos empresarios han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de fraude en subvenciones y estafa tras gastar un préstamo de 800.000 euros del Ministerio de Industria para el desarrollo en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) de un proyecto de construcción de instalaciones de calderería y soldadura.

Este préstamo debía haberse destinado, según las condiciones técnico-económicas, a la adquisición de terrenos, edificación y a sus instalaciones, aparatos y equipos de producción principalmente, ha informado la Jefatura Superior de Policía en Aragón.

En el mes de junio del año 2012 se acordó el inicio del procedimiento de reintegro por incumplimiento de la obligación de justificación, resolviéndose la revocación total del préstamo concedido más 42.769,06 euros de intereses de demora, por lo que la cifra final ascendía a un total de 842.769,06 euros que nunca fueron restituidos.

Sin embargo, al poco de percibir estos fondos, se traspasaron 473.000 euros a otra sociedad limitada sin instalaciones ni actividad productiva alguna, que pretendía dedicarse a los biocombustibles a través de inversiones en Ucrania y que ha estado involucrada en operaciones de blanqueo de capitales procedentes del crimen organizado.

Los fines dados a estos fondos fueron, entre otros, la devolución de préstamos de los socios; adelantos para la compra de acciones o participaciones de diversas sociedades, que no llegaron a materializarse nunca, viajes a Ucrania o el pago de un máster a una empleada.

También se destinaron al alquiler en la zona centro de Zaragoza de una oficina con siete despachos, dos salas de juntas, una sala de ventas y una de dirección, en la que las trabajadoras contratadas manifestaron a los agentes que no hacían nada, que era una «oficina fantasma», y que el empresario les decía que «estudiaran».

Algunos de estos fondos se dedicaron a pagar también contrataciones fraudulentas de patrocinios deportivos, gastos en restaurantes de lujo y compras de equipos informáticos.

Los empresarios señalados, una vez dilapidaron los fondos percibidos, desaparecieron y dejaron numerosos impagos proveedores y al propio Ministerio de Industria.

Uno de los detenidos, S.J.C.L., fue puesto a disposición judicial tras pasar por dependencias policiales y ha ingresado en prisión, mientras que el otro, S.O.S., después de prestar declaración ante la Policía, fue puesto en libertad con cargos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios