Sucesos

Desterrado de su parroquia el ciberdepredador sexual de Zaragoza

Aunque ha quedado en libertad con cargos, el juez le ha prohibido acercarse a la iglesia en la que trabajaba de conserje

La Policía ha necesitado casi un año para analizar la ingente cantidad de archivos que guardaba el detenido
La Policía ha necesitado casi un año para analizar la ingente cantidad de archivos que guardaba el detenido
R. Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El hombre de 33 años que ha sido detenido en Zaragoza por hacerse con miles de imágenes sexuales de niñas y adolescentesha sido «desterrado» de la parroquia en la que trabajaba como conserje en la capital aragonesa.

El juez que lleva el caso ha optado por dejarlo en libertad provisional, aunque con cargos y a la espera de juicio. Sin embargo, como medida cautelar, le ha impuesto la prohibición de acercarse a la iglesia zaragozana en la que tenía su puesto de trabajo. La orden de alejamiento está justificada: un puesto así, en una parroquia, facilita el acceso a menores de edad.

De hecho, la Policía da por seguro que algunos de los teléfonos y datos de contacto que había acopiado el detenido los había recogido aprovechando precisamente ese puesto de conserje parroquial.

El acusado ya había sido arrestado hace aproximadamente un año. Fue a raíz de la denuncia presentada por una madre de Canarias en abril de 2015. Había descubierto que su hija había sido embaucada por internet por alguien que había logrado que la menor le enviara fotos suyas de contenido erótico, a cambio de favores económicos -este ciberacosador ofrecía a las niñas y adolescentes, con las que contactaba desde su ordenador, recargas de sus tarjetas de teléfono móvil, aparatos de telefonía e incluso dinero-.

Fue detenido, pero en aquel momento no se llegó a tener certeza de la tremenda actividad delictiva que había desplegado por internet. El material informático que se le intervino en aquel momento en su domicilio es el que, un año después -es lo que ha tardado la Policía en analizar la ingente cantidad de archivos que atesoraba-, ha permitido conocer con precisión el perfil de este individuo. Guardaba más de 120.000 fotografías digitales, 800 vídeos y 6.000 números de teléfono.

En aquel momento quedó en libertad. Ahora, con las pruebas desenmascaradas por la Policía, ha sido detenido y acusado de corrupción de menores, producción de pornografía infantil y revelación de secretos. La investigación policial ha descubierto que, pese a haber sido arrestado hace un año, siguió con sus prácticas delictivas. Sus últimos movimientos los detectaron poco antes de ser detenido esta segunda vez.

Hasta el momento, del análisis de la tremenda cantidad de videos y fotografías que atesoraba, la Policía ha logrado identificar a 103 menores. Pero da por hecho que sus víctimas han sido muchas más, habida cuenta del gran número de imágenes de las que todavía no han podido identificar a las menores que aparecen en ellas.

En todos los casos se trata de niñas. Abundan las de edades comprendidas entre los 10 y los 14 años. La técnica que utilizaba para embaucarlas era siempre la misma: contactaba con ellas a través de redes sociales de internet frecuentadas por menores; se hacía pasar por una chica adolescente bisexual; se ganaba su confianza y, primero, les animaba a que se fotografiaran en ropa interior y le pasaran las imágenes; luego iba a más y las presionaba para que las fotos o los videos fueran de las niñas desnudas. Para convencerlas les ofrecía dinero a cambio, en forma de recargas del móvil, dinero o teléfonos. Así logró también hacerse con fotos y vídeos de menores practicando actos sexuales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios