Tribunales

Una madre, condenada a año y medio de cárcel por dar una paliza a la maestra de su hijo

La agredió porque el colegio de Épila (Zaragoza) expulsó al pequeño tras emprenderla a mordiscos contra la profesora

Padres, madres y profesores se concentraron en apoyo a la maestra agredida en octubre de 2014
Padres, madres y profesores se concentraron en apoyo a la maestra agredida en octubre de 2014
R. Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

Una madre ha sido condenada a año y medio de prisión por haber dado una paliza a la maestra de su hijo. Los hechos ocurrieron en el colegio público de Épila (Zaragoza) en octubre de 2014. La madre la emprendió contra la maestra después de que su hijo fuera expulsado durante dos días por haberla emprendido a mordiscos contra la profesora.

La acusada ha reconocido los hechos y, al final, la sentencia condenatoria ha sido pactada entre las partes, con el concurso de la Fiscalía. Era tal la cantidad de testigos que presenciaron los hechos que tenía difícil negarlo ante el juzgado. Además, reconociendo la culpabilidad conseguía rebajar sustancialmente la pena que se pedía inicialmente para ella.

La madre se enfrentaba en un principio a una petición de condena de tres años de prisión que, de haberle sido impuesta, habría supuesto su ingreso en la cárcel. Con el pacto alcanzado, sin embargo, la pena le queda rebajada a año y medio, lo que le evitará entrar en prisión.

Y esto pese a que esta madre ya acumula otra condena judicial previa, aunque no por delito, sino por falta. Esta condena previa la recibió por haber amenazado a la directora y a la maestra un año después de que propinara la paliza.

La acusada, María Rosario Jiménez Giménez, atacó a la profesora de su hijo en represalia a la expulsión del pequeño. El niño le propinó varios mordiscos a su maestra y la dirección del colegio público Gaspar Remiro de Épila le expulsó durante dos días como sanción.

A la madre no le gustó esa medida disciplinaria y se fue a por la maestra de su hijo. Ante numerosos testigos, fue a buscarla al colegio, le golpeó, la arañó, la tiró al suelo y, tras agarrarla del pelo, la arrastró varios metros.

Incapaz de zafarse por sí misma, la maestra tuvo que ser auxiliada por varios padres y profesores que apartaron a la agresora. La profesora tuvo que recibir asistencia médica en el centro de salud de la localidad. La agresión la traumatizó de tal manera que tuvo que coger la baja.

Además del año y medio de prisión, la sentencia condena también a esa madre a indemnizar a la maestra con 7.000 euros y le impone una orden de alejamiento que le prohibe acercarse a la profesora ni comunicarse con ella durante tres años.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios