Sociedad

El caudal del Ebro se ha multiplicado por siete en solo 24 horas

El temporal de lluvias preocupa a los pueblos ribereños: sus defensas frente al río llevan dañadas desde la riada de 2015

El río Ebro a su paso ante la zaragozana Basílica del Pilar
El río Ebro a su paso ante la zaragozana Basílica del Pilar - Fabián Simón
R. Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El caudal del Ebro sigue creciendo con rapidez como consecuencia del temporal de lluvia y nieve que se ha concentrado en la zona norte peninsular y que ha disparado el nivel de los afluentes que llegan desde el Pirineo. En tan solo 24 horas, el caudal del Ebro se ha multiplicado por siete, y sigue en ascenso.

La situación preocupa a los pueblos ribereños del tramo aragonés del Ebro, que aún no se han repuesto de las últimas inundaciones que han sufrido. Los desbordamientos son cada vez más frecuentes, porque cada vez hace falta una crecida de menor envergadura para que el río desencadene inundaciones.

Además, estos términos municipales ya advirtieron la semana pasada que su situación es especialmente vulnerable, al recordar -en tono de reproche- que aún no se han reparado al completo las defensas de las márgenes del río que resultaron dañadas por las devastadoras riadas -varias y en cadena- que se produjeron entre febrero y marzo del año 2015.

Está por ver aún cómo evoluciona esta nueva crecida, que de momento se mantiene en niveles de «crecida ordinaria», según los criterios de calificación técnica que utiliza la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

El Ebro alcanza los cuatro metros en Navarra

Lo que queda de manifiesto ya es que su nivel se está disparando en cuestión de horas. A su paso por Castejón (Navarra) el caudal del Ebro se ha multiplicado por siete en tan solo 24 horas, supera ya los 425 metros cúbicos por segundo y sigue en aumento. En Castejón el río roza ya los cuatro metros de altura.

Castejón y Tudela son las tierras navarras previas a la entrada del Ebro en suelo aragonés. A falta de que la punta de la crecida llegue a los pueblos ribereños de la provincia de Zaragoza, en varios de ellos ya se sienten los efectos de este fuerte aumento de caudal. En Pradilla, por ejemplo, el río roza los tres metros de altura y aumentará con intensidad en las próximas horas.

El río Gállego preocupa en Zaragoza

En la provincia de Zaragoza las afecciones se sienten también en el tramo bajo del río Gállego, el que discurre hasta su desembocadura en el Ebro en Zaragoza capital. Así, el caudal del Gállego a su paso por Zuera es este miércoles 50 veces superior al que llevaba ayer por la mañana: ronda los 570 metros cúbicos por segundo, sigue aumentndo y el nivel del río ya supera los tres metros de altura, al igual que a su paso por Zaragoza, a donde todavía no ha llegado la punta de la crecida de este afluente del Ebro.

Los embalses se llenan aceleradamente

El temporal de lluvia y nieve, además de disparar el caudal en la cuenca del Ebro, ha permitido también llenar aceleradamente gran parte de los embalses. En aquellos ríos que están regulados, las presas han servido para amortiguar los efectos de la crecida y para ganar reservas de agua embalsada.

Por ejemplo, el embalse de Yesa (Navarra), del que depende una gran extensión agrícola de Aragón, casi ha duplicado sus reservas en solo tres días: ha ganado unos 90 hectómetros cúbicos y está a casi el 50% de su capacidad. Otro ejemplo, la presa de Mediano (Huesca), que en tres dias ha pasado de tener 223 hectómetros cúbicos de agua embalsada a contar con más de 334 y situarse al 77% de su capacidad máxima.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios