Política

El alcalde Santisteve, condenado por borrar el nombre del Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza

Se gastó 7.000 euros en un apresurado borrado que la Justicia ha acabado declarando nulo de pleno derecho

El borrado fue realizado entre los días 1 y 2 de octubre del año pasado
El borrado fue realizado entre los días 1 y 2 de octubre del año pasado - Fabián Simón
R. Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El apresurado borrado del nombre del Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, decidido unilateralmente por el gobierno municipal del alcalde Pedro Santisteve -de la coalición ZEC, integrada por Podemos e IU-, ha sido declarado nulo de pleno derecho por una sentencia judicial.

Aquel borrado, realizado entre los días 1 y 2 de octubre del año pasado, le costó a las arcas municipales unos 7.000 euros. Los trabajos se hicieron de forma apresurada, para poder borrar las letras «Príncipe Felipe» antes de que se pudiera hacer efectiva la orden cautelar dictada por un juzgado de Zaragoza tras la denuncia que había planteado el PP.

La orden judicial llegó en cuestión de horas, pero para entonces ya se había borrado el nombre del pabellón en la leyenda que presidía una de sus altas fachadas.

El cambio de nombre fue decidido unilateralmente por el gobierno municipal de Santisteve. No quiso someterlo a votación en el Pleno del Ayuntamiento, porque sabía que si se votaba no iba a prosperar. Precisamente esto ha sido el motivo esencial por el que la Justicia ha acabado declarando nulo de pleno derecho aquel borrado realizado hace un año.

La sentencia la ha dictado la titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 4 de Zaragoza, Concepción Gimeno Gracia. En su fallo, al que ha tenido acceso ABC, la magistrada subraya que fue el Pleno el que, el 5 de mayo de 1986, otorgó al Príncipe Felipe -hoy Rey Felipe VI- la distinción de Hijo Adoptivo de Zaragoza y decidió dedicar a él -y a la institución, el Principado de Asturias- el nombre del principal pabellón de deportes de la capital aragonesa.

La juez subraya que, por tanto, cambiar el nombre del pabellón «es posible únicamente a través de una revocación y, por tanto, la revocación debe ser acordada por el mismo órgano que la otorgó, en este caso el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza».

La sentencia tumba los argumentos esgrimidos por el equipo de Santisteve para justificar aquella controvertida decisión uniletaral. La juez subraya que una decisión de este tipo no entra en las «facultades discrecionales» que pueden adoptar el gobierno municipal o del alcalde.

El frustrado cambio de nombre del Pabellón Príncipe Felipe no cuenta con el respaldo del Pleno municipal. De los 31 ediles que lo componen, solo los 9 de la coalición ZEC y los dos de CHA estaban a favor de cambiar de nombre al pabellón y dedicárselo al que fue entrenador del CAI Zaragoza, José Luis Abós, que falleció hace dos años.

La mayoría del Pleno -los 10 ediles del PP, los seis del PSOE y los cuatro de Ciudadanos- rechazan cambiar el nombre del Pabellón Príncipe Felipe.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios