Junqueras y Puigdemont
Junqueras y Puigdemont - AFP

JpC y ERC siguen sin acordar puntos en común del programa para las elecciones catalanas

Artadi da por rotas las negociaciones y ERC habla de compromisos fuera del programa

BarcelonaActualizado:

El martes empieza en Cataluña la campaña electoral del 21-D y la distancia que separa a Junts per Catalunya (JpC) de ERC se agranda cada día que pasa. Carles Puigdemont y Oriol Junqueras llevan más de un mes jugando una partida de ajedrez: estrategia, defensa (judicial), ataque (campaña electoral), movimientos de despiste (posibles puntos comunes en el programa) y jaques (listas por separado).

El 21-D será una cita electoral autonómica al uso que solo la elección de 2015 rompió por presentarla, el entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, en clave «plebiscitaria» y configurarse para este fin una lista de coalición, como fue Junts per Sí (JpS).

Ahora, sin embargo, el independentismo se presentará por separado y cada día que pasa más dividido. Pese a que Puigdemont aspira a reeditar con su lista de JpC una oferta «transversal», tal y como la definió ayer mismo en una entrevista para TV3, el voto secesionista tendrá que elegir entre JpC, ERC o la CUP.

Minimizar daños

Para evitar el mayor daño electoral posible por esta división, JpC y ERC siguen negociando, todavía, varios puntos en común que, en teoría, deberían llevar en sus programas electorales en consonancia con un repliegue táctico que se explicitaría en una renuncia de las vías unilaterales para obtener la secesión.

El acuerdo -que la semana pasada se filtró y anunció como prácticamente cerrado- no llega y existen diferencias de fondo entre las dos formaciones que están haciendo que se retrase la exposición pública de sus programas electorales.

La jefa de campaña de JpC, Elsa Artadi, anunció hace un par de días que la negociación con ERC, sobre los nueve puntos en común -especificados en un borrador-, estaba rota. Esto ha molestado mucho a la dirección de ERC y fuentes de este partido aseguran que, pese a lo manifestado por Artadi, se sigue trabajando para que JpC y ERC firmen un texto conjunto con varios puntos en común y sellen su «compromiso».

Una de las discusiones es cómo se articula en los programas electorales este «compromiso». En el partido que lidera Junqueras no cierran la puerta a que los puntos de acuerdo con JpC figuren como «anexo» al programa electoral o, incluso, totalmente al margen. Una nula unidad de acción agravada por la descartada posibilidad de que la CUP, a estas alturas de la precampaña, se sume al acuerdo electoral que pudiera salir.

«Seguir trabajando»

Pese a estas dificultades, Sergi Sabrià, jefe de campaña de ERC, se mostró ayer optimista y recordó a JpC que llevar «puntos en común» en los programas electorales es «importante» porque «dan tranquilidad a mucha gente».

En este sentido, aseguró que ERC «seguirá trabajando» para conseguir un acuerdo con JpC y recordó que, pese a todo, «habrá actos conjuntos» de todas las formaciones secesionistas, como el concierto de mañana en Barcelona y la manifestación en Bruselas del próximo 7 de diciembre.

«Los rivales de ERC son los del bloque del 155», añadió Sabrià, en referencia al PP, el PSC y Cs; y queriendo dejar claro que ERC no tiene intención de entrar en el cuerpo a cuerpo contra JpC, pese a que esta coalición diera a conocer esta semana un argumentario de campaña en el que se defiende el voto para Puigdemont porque es el único candidato a la Generalitat que no legitima la aplicación del artículo 155 de la Constitución y, por lo tanto, «estas elecciones son para restaurar la democracia, no para escoger nuevo presidente» pues este es Puigdemont.