El Rey, frente al féretro en el Congreso de los Diputados
El Rey, frente al féretro en el Congreso de los Diputados - ABC

El Rey visita la capilla ardiente de Manuel Marín

Felipe VI destaca «el gran aprecio de la Corona por un hombre de Estado como él lo fue» y lo define como «gran político y servidor público, siempre defendiendo con pasión el interés general de los españoles y la vocación europea de España»

MadridActualizado:

El Congreso de los Diputado acoge desde las 14 horas la capilla ardiente del expresidente de la Cámara Baja Manuel Marín. La clase política y en especial la familia socialista, partido en el que militó desde 1974, se han volcado para rendir el último homenaje a una de las figuras más destacadas en el proceso de adhesión de España a las comunidades europeas.

A las cinco de la tarde llegaba al Congreso de los Diputados el Rey Felipe VI, recibido a su llegada por la presidenta Ana Pastor. Lo hacía pocos minutos después de que llegase el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Y poco después el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. La presidenta del Congreso había comenzado la jornada trasladando su afecto a la familia a Marín y elogiando su figura: «Es un día muy triste para el Congreso, para todos los que hemos sido sus compañeros. Además de ser un gran presidente de las Cortes Generales, era una persona muy cercana y muy humana, era un erudito».

El Rey ha dejado un mensaje en el libro de condolencias en el que ha querido dejar testimonio «del gran aprecio de la Corona por un hombre de Estado como él lo fue». El mensaje lo define como «gran político y servidor público, siempre defendiendo con pasión el interés general de los españoles y la vocación europea de España». Y termina: «Que descanse en paz Manolo y gracias por tanto».

El presidente del Gobierno ha sido el último llegar, procedente directamente de Londres donde se ha reunido con la primera ministra británica, Theresa May. Mariano Rajoy ha dicho que se encuentra «triste», aunque también se ha congratulado porque «veo que hay alguien que deja un ejemplo para el futuro». Rajoy ha destacado el «esfuerzo, trabajo, empuje y entusiasmo» de Marín en los trabajos para que España entrase en la comunidad europea. Lo ha definido como «uno de los políticos importantes que ha habido en España desde que disfrutamos de un sistema democrático».

El expresidente Zapatero lo ha definido como un hombre «integro, honesto y entregado a las causas en las que creía». Fue bajo su primer mandato cuando Marín ocupó la presidencia del Congreso. De aquel desempeño Zapatero ha recordado que tenía «una gran autoridad» y el objetivo de preservar la independencia del Congreso por su «intensa visión institucional».

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reivindicó la capacidad de Marín de «mirar siempre mucho más allá» de la posición política del momento: «Se necesita gente que venga a la política como vino Marín, muy preparado, con mucho recorrido, con mucho conocimiento de las cosas y con una búsqueda siempre constante en todas sus tareas de cómo podía mejorar».

Antes habían acudido a un Congreso ya preparado la celebración de los actos mañana míercoles del día de la Constitución históricos dirigentes socialistas como Felipe González, Alfonso Guerra o José Luis Corcuera. También han tenido una presencia al máximo nivel los socialistas castellanomanchegos, representados por el presidente actual, Emiliano García Page, pero también por sus dos predecesores, José María Barreda y José Bono. Precisamente Bono fue su sucesor como presidente del Congreso y hoy se encontraba visiblemente emocionado: «Las palabras son torpes para expresar el sentimiento de afecto, cariño y solidaridad con Carmenchu (su viuda), sus hijas y su familia».

García Page, ha destacado «la altura política y la enorme talla intelectual y humana» de Manuel Marín, a quien ha definido como «uno de nuestros grandes castellanomanchegos universales». De su trayectoria política ha destacado su papel «determinante» en el proceso de construcción europeo. Por parte del Gobierno el ministro de Justicia, Rafael Catalá, destacaba algunas de sus virtudes haber sido «un gran negociador, trabajador incansable y gran defensor de los intereses de España». El Rey ha estado en torno a media hora en el Congreso y ha sido despedido en la Carrera de San Jerónimo por Ana Pastor entre vivas a España y al Rey.

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha expresado un homenaje sentido a Marín, glosando el modo en que se conocieron: «Tuve bastante conexión en la vida con Manuel Marín todavía en la época de la clandestinidad», recordaba y como en un viaje a Bruselas «escuché hablar en castellano a dos personas jóvenes, nos pusimos a hablar y nos quedamos los teléfonos», hasta que unos meses después «le llamé y le invité a venir a trabajar conmigo».

Guerra le ha atribuido haber prestado grandes servicios «a su país y a su partido». En el apartado orgánico le ha atribuído haber sido el artífice de haber ganado el Congreso Extraordinario de 1979 que se celebró tras el XXVIII Congreso en el que Felipe González había dimitido tras rechazarse su propuesta de retirar el marxismo de las tesis del partido. Aquel cónclave extraordinario acabó con la vuelta de González con plenos poderes como paso previo a la victoria socialista en las elecciones de 1982. Guerra se ha referido a que aunque «la prensa me otorgó a mí ese papel» fue Manolo Marín quien visitó todas las agrupaciones y «cada semana me explicaba lo que había hecho. Él ganó el Congreso Extraordinario». De su trayectoria pública ha destacado haber sido «europeísta desde el principio. Es uno de los grandes, no se le ha valorado como merece».