Resultados elecciones La victoria de Feijóo refuerza a Rajoy frente a un PSOE bajo mínimos

Sánchez acumula el peor resultado de la historia en Galicia y un fuerte retroceso en el País Vasco

Vídeo: Así ha sido la jornada electoral - ABC
MARIANO CALLEJA Madrid - Actualizado: Guardado en:

La contundente victoria de Alberto Núñez Feijóo en las elecciones de Galicia, con su tercera mayoría absoluta consecutiva, junto al descalabro del PSOE tanto en esta comunidad como en el País Vasco, movieron ayer el tablero político nacional, cuando todo indica que España se dirige a unas terceras elecciones generales. Las fichas se han agitado y la noche electoral ha dejado como resultado el refuerzo de Mariano Rajoy, pero también una nueva caída de Pedro Sánchez, que acumula ahora el peor resultado histórico de su partido en Galicia y un retroceso brusco en el País Vasco.

En pleno bloqueo político, los partidos nacionales llevaban semanas mirando la fecha del 25 de septiembre, a la espera de que los gallegos y los vascos clarificaran algo la situación. El resultado en ambas comunidades ha dejado ganadores y perdedores claros, y no solo en esos territorios, sino también en la política nacional. En el Congreso y en La Moncloa se considera que esta semana será fundamental para saber si España va a unas terceras elecciones, o bien se abre una posibilidad de negociación con un PSOE obligado a repensar el «no es no» de Sánchez al PP.

El líder socialista es el gran derrotado del 25 de septiembre por partida doble. Los peores resultados posibles para él, y para su partido, se produjeron ayer en las dos comunidades donde los ciudadanos fueron a votar. En Galicia se consumó el salto de En Marea, la marca territorial de Podemos, sobre el PSOE en número de votos, y en el País Vasco el adelantamiento se produjo también en escaños: el fantasma más temido por los socialistas se hizo realidad dos veces.

Los socialistas, con menos de un 18 por ciento de los votos, registraron el peor resultado de su historia en Galicia. La diferencia con el PP es abismal: se quedan más de 30 puntos por debajo de los populares, y pierden cinco diputados respecto a su resultado, ya pésimo, de 2012.

Caída en el País Vasco

En el País Vasco, las encuestas ya preveían una fuerte caída del PSOE y dejaron el listón de las expectativas casi por los suelos. La realidad no lo mejoró, ya que los socialistas obtuvieron nueve escaños, frente a los 16 de 2012. Fue el partido que más retrocedió en las urnas. Su único consuelo sería que sus diputados serán suficientes para que el PNV obtenga la mayoría absoluta en el Parlamento vasco, si alcanzan un acuerdo, lo que dejaría fuera de juego al Partido Popular en esta comunidad. El PP también consiguió nueve diputados, pero serán irrelevantes si el PNV decide pactar con el PSE.

En todo caso, con el descalabro de Galicia y el fuerte retroceso en el País Vasco a Sánchez le será muy complicado justificar estos resultados, sobre todo ante el Comité Federal del próximo sábado. Justo cuando quiere plantear la opción de buscar un gobierno «alternativo», con el respaldo activo o pasivo de los independentistas, su posición se ha debilitado frente a los críticos de su partido que sostienen que con 85 diputados en el Congreso no se puede presidir el gobierno.

Rajoy siguió los escrutinios en la sede nacional del PP. Allí pudo comprobar cómo su partido arrasaba en Galicia, con 41 de 75 diputados, y resistía en el País Vasco, con un resultado que mejoraba sus expectativas, mientras que el PSOE sufría el castigo de los ciudadanos en las urnas. Pero también vio cómo Ciudadanos se quedaba con el marcador a cero en las dos comunidades, mientras que Podemos y su marca gallega, irrumpía con fuerza en estas elecciones, pero se quedará en la oposición, a casi 30 puntos del PP en el caso de Galicia.

Después del 25-S, la batalla final dentro del PSOE podría precipitarse. En el PP han depositado ahí sus esperanzas para que pueda producirse el desbloqueo en la política nacional. El plazo constitucional para intentar elegir un presidente del Gobierno acaba el próximo 31 de octubre. De momento, Rajoy esperará esta semana a conocer el desenlace del debate interno en el PSOE.

El pacto con el PNV

Lo que podría alejarse es un posible pacto del PP con el PNV. En el Congreso tiene cinco escaños, que siguen sin ser suficientes, pero serían importantes para que Rajoy tratara de lograr una mayoría sin el PSOE. Sin embargo, el resultado en el País Vasco ha difuminado esa opción, ya que los nacionalistas vascos no necesitarán al PP en su comunidad, y esto complica un acuerdo en el Parlamento nacional.

Los nacionalistas, en cambio, sí que podrían acercarse a su socio habitual, el PSE-PSOE, con quien ha aprobado los Presupuestos en los últimos años. El acuerdo en el País Vasco estrecharía así la relación entre estos dos partidos también en la política nacional. En cualquier caso, nadie dudó ayer de que tiene que ser el PNV el que forme gobierno en el País Vasco, por ser el partido ganador, a pesar de haberse quedado a nueve escaños de la mayoría absoluta.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios