España

Así son los vascos y gallegos que viven por el mundo

Más de 500.000 ciudadanos de Galicia y casi 85.000 del País Vasco vivirán la jornada electoral desde fuera de España

Más de 500.000 gallegos y casi 85.000 vascos van a vivir la jornada electoral del domingo desde fuera de España. En concreto, el continente americano es, con diferencia, el territorio que más ciudadanos de estas comunidades autónomas ha acogido, con una población gallega de 393.631 y una vasca de 49.689, según la Estadística del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero, publicada por el INE. Países como Argentina, Cuba, Uruguay o Estados Unidos son los que cuentan con más ciudadanos de estas comunidades, aunque dentro de Europa, también destacan los que residen en otros como Suiza, Francia o Reino Unido.

En América hay, sobre todo, muchos gallegos y vascos que emigraron con sus familias cuando eran todavía niños, y escogieron esos países de destino para establecerse. Es el caso de Amalia Fernández Moreira, nacida en Chantada (Lugo), que a los tres años se fue con sus padres a vivir a Cuba, país en el que sigue todavía hoy, a sus 66 años. Aunque su economía no le ha permitido volver a Galicia y sus recuerdos sobre la tierra son prácticamente imposibles por la corta edad con la que abandonó España, recuerda las historias que su madre le contaba sobre este territorio del norte del país. «Me hubiera encantado poder volver algún día y ver toda esa naturaleza de la que mi mamá siempre hablaba», cuenta.

Muchos vascos y gallegos emigraron a América con sus familias cuando eran niños

El poco conocimiento que esta gallega tiene sobre su tierra natal lo consigue gracias a la Peña Galega de Ciego de Ávila, a la que pertenece desde hace 25 años junto a otros ocho miembros, de los que ella es la más joven. Cuando llega algún periódico al centro, se intentan informar sobre lo que ocurre en Galicia, aunque reconoce que cada vez ocurre con menos frecuencia. Aun así, siente curiosidad por cualquier historia que pueda conocer sobre este territorio español. «Las raíces de uno, siempre le atraen», concluye.

Muchos de estos ciudadanos gallegos y vascos buscan asociaciones en sus países de destino para recordar sus raíces. En Argentina, por ejemplo, hay más de cien centros de personas procedentes del País Vasco, en los que se reúnen para compartir las costumbres y tradiciones de su tierra. Una de ellas es la Fundación Vasco Argentina Juan de Garay, en Buenos Aires, que cuenta con 350 miembros, la mayoría argentinos descencientes de vascos que quieren conocer los lugares de nacimiento de sus antepasados. Su vicesecretario, Jorge Beramendi, es nieto de un ciudadano vasco que decidió marcharse en 1889 al segundo país más grande de América Latina.

Jorge Beramendi
Jorge Beramendi

Beramendi explica que en la fundación se llevan a cabo todo tipo de actividades relacionadas con la cultura vasca, como proyecciones de películas, conferencias sobre la historia del territorio, publicación de revistas e incluso diccionarios...etc. Pero sin duda, una de las actividades más demandadas son los viajes que se organizan todos los años para recorrer el País Vasco y conocer tanto los orígenes de sus familias como a la sociedad vasca, a quienes el vicesecretario de la fundación reconoce que ven «con mucho cariño e interés, porque están en los lugares de donde han salido nuestros ancestros, y cada vez que vamos los observamos con orgullo».

Respecto a la situación política —y en concreto sobre la jornada electoral de este domingo—, Beramendi asegura que desde la fundación tratan de no implicarse en política, ya que consideran que no deben definir «cómo deben vivir los vascos porque estamos a 12.000 kilómetros de distancia». Aun así, confiesa que en general, los ciudadanos vascos que residen en Argentina muestran mucho interés por la política de la comunidad autónoma, y se informan a diario sobre la evolución de los distintos acontecimientos.

También en uno de los países vecinos de Argentina, Uruguay, hay un número importante de gallegos. En concreto, más de 40.000 personas procedentes de Galicia residen ahí. Uno de ellos es Manuel Montes, vicepresidente del Centro Gallego de Montevideo, que a sus 72 años todavía recuerda cómo cruzó el charco cuando tenía solo seis años. Esta institución, cuenta, le ayuda a recordar sus orígenes a través de las diferentes actividades que organizan y en las que participan los 800 socios que forman parte de ella. Es consciente de la situación política de su tierra, que tacha de «complicada para todos los partidos», y se interesa por cómo es la sociedad de esa comunidad autónoma. Montes reconoce que extraña Galicia, por lo que intenta estar pendiente de todo lo que ocurre en el territorio que le vio nacer.

Más de 40.000 personas procedentes de Galicia viven actualmente en Uruguay

Pero no solo América Latina ha acogido a lo largo del tiempo a los españoles que han decidido establecer ahí su residencia. También un buen número de vascos y gallegos están asentados en Estados Unidos. En el estado de Nueva Jersey se encuentra la ciudad de Newark, conocida por muchos de sus habitantes como «la pequeña Galicia de EE.UU.». Carlos Fernández, nacido en Mugardos (La Coruña) y a punto de cumplir 70 años, acude prácticamente a menudo al Centro Orensano que se encuentra en la localidad. «Como en España, en ningún sitio, y más en Galicia», asegura cuando se le pregunta sobre si echa de menos su tierra. Como él, 220 personas de las cuatro provincias gallegas forman esta asociación, en la que comparten las costumbres típicas de su tierra.

A Nueva York se trasladó desde San Sebastián en 2007 Amaya Arberas, una joven soprano que en pocos días participará en el homenaje a Miguel de Cervantes para conmemorar lo 400 años de su muerte, en Washington. Precisamente su carrera fue la que le llevó a abandonar el País Vasco en busca de oportunidades para seguir creciendo profesionalmente. Unos amigos le enseñaron la «Euskal-Etxea of New York», de la que forma parte desde entonces.

Amaya Arberas, soprano vasca residente en Nueva York
Amaya Arberas, soprano vasca residente en Nueva York- FOTO CEDIDA A ABC

Esta soprano reconoce que, pese a haber contado con una gran acogida en Nueva York, echa de menos su tierra, a la que viaja dos veces al año. Por ello, se interesa por todo lo que ocurre en el País Vasco, como, a su juicio, hacen la mayoría de los vascos que viven en su ciudad, en especial por lo que ocurrirá en los comicios de este domingo: «La gente está muy quemada, pero tenemos confianza y esperanza», asegura.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios