Marta Torrecillas (izq) y un fotograma del vídeo en que se ve cómo la sacan del colegio electoral al que había a ido a votar en el referéndum ilegal del 1-O | Vídeo: La mujer gritando el día del incidente - TWITTER

TwitterBoicotean La Catxaruda, la tienda ecológica de la mujer que aseguró que le habían roto los dedos de una mano el 1-O

Marta Torrecillas, que solo tenía una inflamación en un dedo, se ha visto obligada a cerrar la página web de su negocio y su perfil de Facebook

MADRIDActualizado:

Marta Torrecillas saltó a la fama el pasado 1-O, cuando aseguró que miembros de la Policía le rompieron los dedos de una mano, «uno a uno», en un colegio electoral. Más tarde, se descubrió que solo tenía una capsulitis –inflamación– en uno de los dedos.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

Ahora, el negocio de la concejal de ERC sufre el boicot de ciudadanos que, a través de redes sociales como Twitter, piden que nadie compre en su tienda: La Catxaruda, una empresa de productos de alimentación ecológicos.

Muchos internautas también han querido castigar la mentira de la empresaria utilizando las reseñas de Google como arma. En las últimas horas, han proliferado los comentarios negativos que critican el negocio, que solo tiene una estrella de valoración (la peor nota que se puede tener en Google Empresas). «Hicimos un pedido y nos llegaron varias cosas podridas y lo que no estaba podrido no era de calidad (...). No volveremos a comprar ni yo ni mis socios», se queja uno de los usuarios. «Venden verduras pasadas, y justifican el aspecto diciendo que es ecológico. Cierto olor a cebolla sudada impregna el género. El precio, acorde a las pretensiones y humos que se dan. Negocio y proveedor a evitar», agrega otro. «Mal servicio y malos productos, se te hunden los dedos», bromea otro.

Comentarios y críticas de usuarios de Google sobre La Catxaruda
Comentarios y críticas de usuarios de Google sobre La Catxaruda

En su perfil de LinkedIn, Torrecillas explica que «La Catxaruda es una tienda agraria ubicada en Santa Eulàlia de Ronçana». Y añade: «Ofrecemos productos locales y ecológicos. Trabajamos con hortalizas que recogemos nosotros mismos y elaboramos embutidos. La Catxaruda pretende ser un espacio de difusión de los productos del Vallès, con especial atención a los más tradicionales. Además, queremos contribuir a recuperar la cocina tradicional de nuestro territorio».

Para esquivar el boicot, la empresaria se ha visto obligada a cerrar la página web de su negocio, así como su perfil de Facebook. Solo matiene abierta su cuenta de Twitter.

El origen del boicot

El 1-O, día en que cayó en desgracia, Torrecillas envió un mensaje a una amiga en el que aseguraba que la Policía le había desalojado de un colegio electoral tirándola por las escaleras, arrojándole cosas y rompiéndole los dedos de la mano expresamente uno a uno: «Yo estaba defendiendo a la gente porque han pegado a niños y han pegado a gente mayor. Me han tirado escaleras abajo, me han dado patadas, me han roto los dedos uno a uno. En medio de las escaleras, con la ropa levantada, me han tocado las tetas y se reían; me han pegado y esto mientras los grababa todo el mundo. Explícalo para que se entere todo el mundo, me han roto los dedos uno a uno, esto es mucha maldad, mucha, mucha».

Sin embargo, en las imágenes del desalojo del citado colegio se ve cómo Torrecillas se tira al suelo cuando los agentes la invitan a abandonar el lugar y la agarran para que lo haga. «Cuando estás en esa situación, lo primero que piensas es, bueno, me han roto el dedo», precisó en la televisión catalana, en cuyas imágenes se puede apreciar que tiene un dedo inmovilizado de la mano izquierda. Pero acto seguido aclara que ahora se lo han «explicado bien» y que tiene una capsulitis; es decir, una inflamación de la cápsula articular.

La misma mujer también acusó a la Policía de abusos sexuales, una denuncia que la propia Colau utilizó para atacar a la Policía y la Guardia Civil. «¡Me han tocado las tetas!», señala la joven en un vídeo colgado en redes sociales instantes después del supuesto incidente. Interior ya ha confirmado que remitirá a la Fiscalía las acusaciones de la alcaldesa derivadas del testimonio de la mujer.