Roger Torrent, en el Parlament
Roger Torrent, en el Parlament - ABC

Torrent propone hoy al Parlament investir al expresidente fugado

El sistema a utilizar en la investidura lo decidirá la Mesa, con mayoría de JpC y ERC

BarcelonaActualizado:

Roger Torrent, presidente del Parlamento de Cataluña, no quiere perder tiempo. Hoy, a partir de las 11.30 horas, Carles Puigdemont, candidato de Junts per Catalunya (JpC) y con el respaldo de ERC, será formalmente propuesto para ser investido presidente de la Generalitat. Torrent lo hace después de su ronda de contactos con los responsables de los grupos políticos, llevada a cabo la semana pasada, y cuando todavía no lleva ni cinco días en el cargo.

El presidente del Parlament está obligado a proponer a los 135 diputados el nombre del candidato que considere tener el respaldo de la mayoría de ellos, para celebrar la votación en el plazo máximo de diez días a contar desde la constitución del Parlament, tal y como establece el artículo 4.2 de la Ley de la Presidencia de la Generalitat y del Gobierno.

Los partidos políticos trabajan con la fecha del próximo lunes, 29 de enero, para el pleno de investidura, que es el día en que quedarán formalizados los grupos parlamentarios del Parlament -es el plazo que tiene el PP, por ejemplo, para conseguir el escaño de Cs si quiere tener grupo propio- y, además, es el primer día hábil después de que la CUP decida su voto para la investidura, aunque en este caso hay poco suspense. En cualquier caso, Torrent también desvelará hoy el día o accederá a que sea la Mesa quien fije la fecha.

A distancia

A partir de aquí, nada se sabe, aún, del sistema que se utilizará para la investidura. Torrent ha defendido, hasta antes de su nombramiento, que la decisión al respecto deberían fijarla los letrados del Parlament. Pero ayer, en una entrevista para «El Punt Avui», descargó la responsabilidad de la decisión en la Mesa: «Será la Mesa la que decidirá cómo se tendrá que hacer esta investidura dentro de la situación de excepcionalidad en la que estamos».

JpC y ERC tienen mayoría en el máximo órgano de gobierno del Parlament y, por lo tanto, podrían dar luz verde a una investidura a distancia o mediante la lectura del programa de gobierno de un diputado de JpC. Este sistema será el principal escollo en la conversación -no está descartado que sea en Bélgica- que mantendrán Torrent y Puigdemont, tras la propuesta oficial.

Una vez se publique en el Boletín Oficial del Parlamento de Cataluña (BOPC), el Gobierno tiene previsto poner en marcha los mecanismos para desactivar la investidura de Puigdemont.

Si se celebra la investidura según lo previsto por Puigdemont, este necesitará, al menos, 68 votos. Si no, 48 horas después le servirá tener más votos a favor que en contra. De ahí la importancia de los 8 votos que suman los presos y los diputados en Bélgica.