Día de la tolerancia «Las personas sin hogar viven con miedo a que les agredan»

El PP propone modificar la ley para proteger a las personas sin hogar de los delitos de odio

Hoy, 16 de noviembre, es el día mundial de la Tolerancia
Hoy, 16 de noviembre, es el día mundial de la Tolerancia - AFP

«Las personas sin hogar viven con miedo a que les agredan». Así lo asegura Maribel Ramos, coordinadora del Observatorio Hatento, que estudia los delitos de odio contra este colectivo. Allí han cuantificado este fenómeno: el 47% de las personas sin hogar afirman haber sufrido al menos un incidente o delito de odio, llamado aporofobia. «Y si ellos no lo han sufrido, saben de otros que sí».

Fruto de este fenómeno, el PP ha presentado una proposición no de ley para proteger a las personas sin hogar de los delitos de odio que se debatirá en la comisión de Interior del Congreso. En ella quieren abordar la «reforma legislativa necesaria para incluir a las personas sin hogar dentro del marco de protección penal ya establecido para otros colectivos», dice el texto. Algo que por ahora no ocurre, ya que la aporofobia no figura como agravante de delito en el Código Penal.

«Es necesario que haya una protección penal, no solo oficiosa», dice Ramos. Ella cuenta cómo, a través de Rais Fundación, han atendido a personas sin hogar que utilizaban diferentes estrategias por el miedo a ser agredidos por las noches, algunos incluso evitando descansar. «Había un chico en Barcelona que por la noche se dedicaba a pasear para no quedarse dormido», cuenta. Solo descansaba al llegar el día, vestido como si fuera a trabajar y llevando gafas de sol, sentado en un vagón de metro.

Lo cierto es que los datos del Observatorio, que también cuentan que entre quienes han vivido violencia el 81% ha sido en más de una ocasión, contrastan con los oficiales. Según el último informe sobre delitos de odio elaborado por el ministerio del Interior, en 2015 solo se registraron 17 agresiones por aporofobia. En la actualidad, se estima que el censo de las personas sin hogar en España oscila entre las 22.000 y las 30.000.

Al final, cuenta Ramos, depende de muchos factores. El primero, que no siempre se denuncia la agresión. «Ellos asumen que es parte de su realidad», dice, por lo que lo viven como algo normal. «Además, según salen de denunciar, vuelven a dormir en el mismo banco del parque y lo que un día fue una agresión, al día siguiente puede acabar peor». En general, los grupos sociales vulnerables apenas denuncian el 20 por ciento de los delitos que sufren, mientras que en el caso de las personas sin hogar, ese porcentaje se queda en el 13 por ciento.

Pero no es el único factor por el que estos ataques están infrerrepresentado. Según cuenta Ramos, si un la Policía interviene en un altercado en la calle y no está sensibilizado con el problema, muy probablemente lo calIfique de «reyerta» en su informe.

De hecho, dentro de la proposición presentada por el PP, también se incluye la idea de fomentar la concienciación a los ciudadanos de este tipo de conductas delictivas y animarles a denunciarlas para que ninguna agresión quede sin respuesta penal; así como la creación de una Oficina Nacional de lucha contra los delitos de odio, dentro del Ministerio del Interior que sirva de enlace permanente a los colectivos de víctimas con el Ejecutivo y las Fuerzas de Seguridad y coordine la formación de estas últimas en esta materia.

Según los datos aportados por el Ministerio del Interior en España se producen cerca de cuatro delitos de odio al día. Durante el año 2015 las Fuerzas de Seguridad detectaron 1.324 casos, lo que supone un 13% más que en el año anterior.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios