Juan Fernández-MirandaSeguir

El techo de Feijóo Juan Fernández-Miranda

Cuando Mariano Rajoy convenció a Alberto Núñez Feijóo para que se presentara a la reelección no imaginaba que iba a superar en votos el techo electoral de 2012. Su tercera mayoría absoluta lanza importantes mensajes: en Galicia, porque el PP se confirma como la única opción realista para gobernar frente a una izquierda fragmentada que luchan por ser el menos malo; en España, porque en este resultado también hay mucho de respaldo a lo que significa el PP y a lo que representa Mariano Rajoy; y en el partido, porque Núñez Feijóo es ya de hecho y por derecho (el triple aval de las urnas), el nombre más fuerte entre los que suenan para escribir el futuro del partido. Feijóo ya no es un valor en alza. Ayer cruzó su Rubicón, y el resultado nos obliga a preguntarnos cuál será su techo.

Nadie en el PP tiene su currículum electoral, su relación con Rajoy es de una excelente lealtad, tiene voz a nivel orgánico, poder territorial y buena relación con otros barones emergentes. Además, entre el militante y el votante potencial es un político que gusta. Aunque hay que dar tiempo al tiempo, pues este no es un debate para el hoy, su trayectoria discurre en esa dirección con enorme naturalidad.

Del mismo modo que Feijóo fue el gran triunfador de la noche, al gran perdedor hay que buscarlo en otra órbita, la nacional. Es Pedro Sánchez, porque la caída de los socialistas es imparable, y porque el «sorpasiño» y el «sorpasoak» se han consumado. Cuando el 26-J el PSOE quedó por delante de Podemos, Sánchez apuntaló sus argumentos sobre ese liderazgo exiguo de la izquierda. Y ahora, ¿qué? El 25-S confirma las peores pesadillas de los socialistas y el cúmulo de malas noticias es atronador. Sólo un acuerdo con el PNV podría darles algo de protagonismo en la política vasca. En el actual escenario de ingobernabilidad en España, resulta irónico observar las múltiples posibilidades que se le presentan a Íñigo Urkullu. El PSOE da por hecho que pactará con ellos, pero Rajoy dará la batalla.

La tontería de la noche la dijo Arnaldo Otegui, a cuenta de los cuatro escaños que se han dejado en esta legislatura: «Este es nuestro techo por abajo». De tanto perseguir el castellano se ha olvidado de una palabra que, le guste o no, está bajo sus pies. Se llama «suelo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios