Antonio Tajani se despide de Ana Pastor y abandona el Congreso en un coche de Cabify, este miércoles
Antonio Tajani se despide de Ana Pastor y abandona el Congreso en un coche de Cabify, este miércoles - ÁNGEL DE ANTONIO

Tajani, el mejor amigo de España: «¡Viva la democracia! ¡Viva Europa! ¡Viva España! ¡Y viva el Rey!»

El presidente del Parlamento Europeo, que nunca ha ocultado su pasión por nuestro país, visita la Cámara Baja tras recibir un premio por sus servicios a España ante las instituciones europeas

MadridActualizado:

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha visitado este miércoles el Congreso de los Diputados. El político italiano ha realizado esta visita tras recibir el Premio Nueva Economía Fórum 2018 por «su notabilísimo liderazgo político, su contribución ejemplar a la construcción europea, su profunda amistad hacia España y su permanente actitud de servicio y compromiso en la defensa de los interese de nuestro país ante las instituciones europeas».

No es la primera vez que la buena relación entre España y el político italiano se refleja con un homenaje público. El presidente del Parlamento Europeo cuenta con una calle en Gijón e incluso Mariano Rajoy le condecoró con la Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Civil en 2013.

Antonio Tajani, que llegó a aceptar la oferta de Silvio Berlusconi de ser el primer ministro de Italia si su partido -Forza Italia- ganaba las elecciones, también habla castellano, y ya lo demostró en 2010 cuando como comisario europeo se dirigió a la ONU en nuestra lengua (dado que el italiano no es lengua oficial del organismo) en vez de en inglés o francés.

Tampoco ha rehusado reconocer en público su pasión por España e, incluso, se ha pronunciado con claridad a favor de la unidad nacional a raíz del desafío independentista. «Es importante respetar las autonomías y las diferentes identidades en todos los países de la Unión, pero la patria es una sola, no hay pequeñas patrias. La patria es España al igual que lo es Italia», llegó a asegurar en una entrevista con ABC hace apenas un mes.

Con motivo de la entrega del premio Princesa de Asturias a la Concordia, otorgado a la Unión Europea, Tajani acudió a Oviedo, donde volvió a admitir su «debilidad» por España. «Es público que tengo especial afecto por esta tierra que también es mi patria querida», aseveró. Además, reconoció tener la bandera de España y Asturias en su despacho de Bruselas. Así, el político italiano concluyó sus palabras con un «¡Viva la democracia! ¡Viva Europa! ¡Viva España! ¡Y viva el Rey!».

Este miércoles, Tajani ha brindado un nuevo apoyo al Gobierno español frente a los independentistas catalanes, aunque sin mencionarlos expresamente, al decir que «los que en la historia han pretendido dialogar fuera de la ley nunca han pretendido un verdadero diálogo democrático, sino que quieren simplemente imponer sus ideas», informa ep.

Tajani se ha mostrado convencido de que las divisiones nunca son «insalvables» en la medida en que «la política se haga desde la democracia, es decir, desde la ley». Y además, ha proclamado que en la resolución de los asuntos internos de España o de cualquier otro país de la UE tanto la Unión como él mismo estarán «siempre del lado de la Constitución y de los Tratados».

Tras la visita, Tajani ha salido de la Cámara Baja acompañado de su presidenta, Ana Pastor. Para la sorpresa de los presentes, en el patio interior del Congreso le esperaba un vehículo de la compañía de transporte Cabify, al que se ha subido el presidente de la Eurocámara, acompañado de sus guardaespaldas, tras despedirse de la presidenta del Congreso.

Al patio interior de la Cámara Baja suelen acceder exclusivamente los coches oficiales del presidente del Gobierno y de la vicepresidenta, así como los de otras autoridades cuando acuden a una visita oficial a la institución.

Tajani ha conmemorado el cuarenta aniversario de la visita del que entonces era presidente de la Eurocámara, Emilio Colombo. Horas antes, Tajani ofreció un discurso en el auditorio del Museo Reina Sofía, donde dio las gracias a los españoles por la «calurosa acogida que me dais siempre que vengo a este gran país».